Flashback -la Metrópolis de Osamu Tezuka-


Video subido por DJMadMax

Trailer de la película Metrópolis (2001) de Osamu Tezuka. Director: Hayashi Shigeyuki.
Se basa en la película Metrópolis de Fritz Lang, de 1927. Es una película de animación japonesa, que al igual que su predecesora alemana, pone un especial acento en el tema del urbanismo, convirtiendo a éste en un protagonista más de la película. Muestra una ciudad futurista estrictamente segmentada en estratos, donde las diferentes capas urbanas (niveles subterráneos) se reflejan también como profundas diferencias sociales entre humanos (y también robots que cohabitan con ellos en la ciudad y que son victimas de la violencia provocada por la frustración acumulada en los humanos). Este estado de cosas sólo tiene una dirección: la revolución de los estratos más inferiores (la película tiene su propio Che Guevara) contra los privilegios de la ciudad superior. Terminando en la consiguiente crisis de toda la ciudad (aquí más capturas).
El fondo musical es “Everybody Needs a 303” de Fatboy Slim.

En torno al proyecto del Costanera Center

Cencosud lateral
Creative Commons License photo credit: Luis Iturra

Hace unos días fue anunciado por su dueño, el reinicio de las obras del Costanera Center, proyecto emblemático para la ciudad de Santiago, no sólo por su tamaño, sino por pretender ser fiel representante de una arquitectura promovida desde el poder económico del mundo de los negocios, y que tan en boga ha estado en el mundo desarrollado en estas últimas décadas.

Pero más que el proyecto mismo, he estado muy interesado en seguir una fuerte disputa que se ha mantendio soterrada a los pies de este megaproyecto. Ignorada por la prensa tradicional (e ignorada a su vez, por otros  medios que tienden a reproducir las noticias que pautean los primeros) una verdadera lucha de declaraciones y argumentaciones se ha mantenido a lo largo de los meses que ha durado este proyecto. Aunque para ser justos, un bando más parece ignorar intencionalmente al otro.

Me refiero a las constantes denuncias de irregularidades en la tramitación de los permisos de este proyecto y su aparente estatus de ilegalidad, que han estado denunciando organismos de vecinos y la Agrupación Defendamos la Ciudad (ADC). En verdad, cada vez que la prensa hacía publica alguna declaración de los representantes del holding dueño del Costanera Center, Patricio Herman, desde la ADC publicaba un artículo respuesta que criticaba y denunciaba los vicios del caso (ver sección artículos y noticias en la web de la agrupación). Reconozco que yo no podía esperar a saber de la reacción y los argumentos que los grupos críticos tenían a cada “golpe de prensa” emitido, como estrategia comunicacional, desde el holding Cencosud.
Por supuesto, que la forma en que ambas noticias se escuchaban resultaba bastante disímil. Mientras las notas sobre el Costanera Center ocupan varios lugares destacados y visibles en la prensa tradicional, además de su correspondiente fuerte “eco” en otros medios que actúan “de resonancia”, la voz disidente resultaba apenas audible, gritando solitaria desde pequeñas columnas en espacios muy restringidos.

Ciertamente, el trabajo de los medios no ha resultado justo ni claro en este importante tema urbano. El Costanera Center está llamado a constituirse en uno de los proyectos de más impacto en la ciudad, pero la película no estaría siendo contada en forma completa por los encargados de difundir el tema a la opinión pública.

Este post no pretende darle mayor credibilidad a las denuncias de la ADC, de las que en su justa medida puedan tener. Lo que intento es hacer pública mi molestia a la forma en que se acalla a los actores (en forma indirecta, por supuesto) que trabajan abocados a participar de la construcción de ciudad. Y todo por ser disidentes.

Todo esto tiene nombre: marginación. Algo que, no importando el contexto, siempre resulta ser muy poco democrático. Considerando que el discurso más citado por políticos, arquitectos, urbanistas, etc. es aquel que habla de la participación ciudadana en la toma de decisiones y en la construcción de la ciudad, no se entiende, con que autoridad exigimos la promoción de este concepto, cuando luego no se presta oído a lo que dice esa misma “participación activa”.

Los medios tienen el deber de dar a conocer TODA la información.
Y nosotros, que somos la opinión pública, tenemos el deber de no conformarnos con escuchar solamente una parte de la historia, sino buscar y oír a todas las fuentes disponibles.

El valor de los espacios públicos no comercializados

BS-STATION
Creative Commons License photo credit: Fran Simó

Recuerdo que en la universidad me tocó asistir a varias exposiciones de tesis en que el tema rondaba la relación entre publicidad y arquitectura, publicidad y espacio público.
Recuerdo investigaciones que estudiaban cosas como los carteles en las terrazas de los edificios, proyectos de fachadas publicitarias multimedia, los centros comerciales, etc, etc. En general, dichas investigaciones y trabajos estaban enfocados en explorar una serie de conceptos asociados que parecían muy vanguardistas como las tecnologías multimedia, las formas de transmitir mensajes de la publicidad en la ciudad (muy influenciado por la experiencia de la ciudad de Las Vegas, analizado en “learning from Las Vegas” de Robert Venturi), y las nuevas relaciones entre espacio público y espacio privado comercial.
Pero haciendo memoria, entre los diferentes enfoques y recursos de dichas investigaciones, algo común había en varios de esos trabajos que creo podría ahora identificar muy bien. En general (no todas por supuesto) eran investigaciones carentes de un espíritu crítico.
Se entiende por supuesto, que siempre existe en el investigador un apasionamiento por el tema que investiga. Pero eso no quiere decir que esa visión lo obnubile sobre lo positivo y negativo que está al trasfondo de su objeto de estudio.

Heineken + tram + bikes = Amsterdam
Creative Commons License photo credit: Patricil
Heineken + tram + bikes = Amsterdam

Un buen investigador debe estar al servicio de la verdad. Todo trabajo puede general valor, y este será aún mayor cuanto mayor sea el conocimiento del objeto de estudio. Por eso, la crítica debe ser parte de todo estudio.

Por ejemplo, el trasfondo más oculto y negativo de la publicidad en los espacios públicos, es uno de los temas que toca el libro “No logo: el poder de las marcas”, de la investigadora canadiense Naomi Klein (2001). En la wikipedia pueden encontrarse un resumen de los diferentes capítulos.
Mientras que en el contexto general, el público y las autoridades hablan de “contaminación visual”, y “regulación” al referirse de la publicidad y los carteles en la ciudad, se olvida el hecho mismo de que la publicidad en el espacio público no es un condicionante de los tiempos modernos o de los avances tecnológicos. Y que no puede extralimitarse hasta hacer perder el valor de los espacios públicos no comercializados, a los cuales tenemos derecho.
Bueno, recién he comenzado a leer el libro, así que no haré más comentarios, salvo que si alguien está interesado en darle una ojeada, en la web pueden encontrar algunas traducciones para descarga.

Los arquitectos debemos tener presente no solo lo estético que resultan los nuevos recursos que entregan la multimedia, sino que debemos ser conscientes de aquellos aspectos críticos de dichos recursos. De modo de no caer en ser meros instrumentos que trabajan para el control sobre el espacio público, por intereses particulares.

Investigar el impacto en las ciudades y el espacio urbano por la publicidad y la multimedia, es tanto para descubrir el valor de las nuevas tecnologías en la forma de comunicar mensajes, como en reafirmar el valor de los espacios públicos no comercializados.

Archivo Documentario de Inmuebles y Espacios Públicos Patrimoniales de Valparaíso

DUC
Fuente: http://ducvalparaiso.org/

Ya comenté en este blog sobre ARPA y DOCUMENTA. Ambos son proyectos para documentar el Patrimonio histórico, cultural y arquitectónico de Valparaíso.

Ahora, a través del sitio Web del Comité de Patrimonio del Colegio de Arquitectos me entero de esta nueva iniciativa: un “Archivo Documentario de Inmuebles y Espacios Públicos Patrimoniales de Valparaíso“.

Hago un C&P de la presentación en el sitio de la Comisión:

El proyecto, iniciativa del Centro de Estudios para el Desarrollo Urbano Contemporáneo (DUC), tiene como principal objetivo la Conservación y Difusión del Patrimonio Cultural de Valparaíso.

101 casos, dentro de los que se encuentran, Monumentos Históricos: Ascensores, Conjuntos, Edificios, Iglesias; y Zonas Típicas: Cerros, Conjuntos, Espacios Públicos (Calles, Escaleras, Miradores, Pasajes, Plazas), e Inmuebles, contempla este interesante material, que contó con el apoyo y colaboración de instituciones como, El Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (a través de Fondart), Ciudadanos por Valparaíso, Pach, Icomos Chile y el Consejo de Monumentos Nacionales.

Links:
http://ducvalparaiso.org/
http://ducvalparaiso.org/archivo/

http://colegioarquitectos.com/patrimonio/