Hacia la casa de código abierto


Espacio bajo licencia creative commons, CS Fábrica de Sombreros, Sevilla, 2008. Fuente de la imagen: estrecho.indymedia.org

Ya en un par de ocasiones, colegas arquitectos que han tropezado con este blog, me han dejado el comentario de que les llama la atención mi afición hacia temas informáticos como Linux y el Software Libre.
Y es verdad. Este tema del software alternativo y el Software Libre no es muy recurrido entre arquitectos, aún cuando al día de hoy (a diferencia de mucha gente común, que tampoco se interesa mucho en estos temas) los arquitectos seamos usuarios de muchas de las aplicaciones más complejas y costosas que existen en el mercado del software propietario.
Mi relación con la computación (a nivel de usuario, se entiende) es absolutamente autodidacta. Ni el colegio, ni la universidad me enseñó absolutamente nada sobre computadoras (yo me titulé en 1996). Todo lo aprendí por mi cuenta. Y con la ayuda de amigos que manejaban varios programas como Autocad o Photoshop, y no precisamente originales.
Ya no recuerdo cuando empecé a conocer sobre el Software Libre. Quizás fue en ese programa geek llamado TVNAUTA con sus exposiciones sobre Linux. O a lo mejor fue ese día que visité una exposición de la Universidad Arturo Prat, donde pude ver en vivo computadores corriendo Kanopix y Fedora. En fin. La cosa es que de a poco me fui interiorizando de los términos como GNULinux, código abierto, software libre, etc.

¿Qué me atrae del Software Libre?
Pues me atrae algo que ya no encuentro en los “maestros” actuales del mundo de mi profesión. Algo que se ha perdido. Que antaño existía, pero que hoy sólo es recordado como una época de heroísmo romántico ya pasado. Algo que es un discurso. Unas ideas, un pensamiento… Una forma de ver el mundo más esperanzadora, más solidaria.
Palabras como “lo social”, “la gratuidad”, “el compartir”, “la colaboración” y muchas otras, ya no se ven reflejadas en las obras de los arquitectos actualmente más destacados. Es por eso que me despierta cierta simpatía cuando escucho de intentos de adoptar filosofías de otras disciplinas que si mantienen vivo estos sentimientos. Ideas como las que propugnan el software de código abierto o software libre (que no son lo mismo pero actualmente se asume que si). Un ejemplo de esta asimilación de conceptos, de la que me había enterado fue la Open Source Architecture Network quienes trabajan con proyectos bajo licencias Creative Commons.
Pero muchos otros ejemplos “Open Source” no me había visto en Arquitectura. Acá está es otro caso que lo vi en el blog ecosistemaurbano.org: “La casa de código abierto”.
Se trata de un proyecto de instalación que se plantea como:

“La casa de código abierto ” es un proyecto público, colectivo y abierto en todo su proceso. El código base consiste en instalar una superficie plastificada donde será trazada con técnica de stencil la planta arquitectónica de una casa (típica de la zona) a escala real 1:1 (…)


Fuente de la imagen: mangum.wordpress.com

En pocas palabras, la idea central de esta obra artística, es hacer participar al publico en la concepción de este espacio, utilizando un lenguaje o comunicación común. No se trata de la típica relación arquitecto-cliente, sino que un acto colaborativo.
Pueden buscar más información en mangum.wordpress.com

Pero el avance de estas ideas, lentamente va entrando en el mundo de la Arquitectura. Es así, como lo demuestran estos otros ejemplos y escritos:

www.opensourcearchitecture.cat
hackitectura.net
Arquitectura de Código Abierto (Usman Haque)
Open Source Architecture for Africa (OSAFA.ORG)
ecosistemaurbano.org
Caja de herramientas.
Arquitectura 2.0 en Público.es
Wiki Architecture. Is open source architecture possible?

Por supuesto que el concepto completo no es asimilado en estos ejemplos. Se trata de ensayos. De buscar el qué es el Open Source para la Arquitectura. Una definición propia que otorgue la base para una nueva creatividad.

Lo que es yo, no tengo una definición de Open Source aplicable a la Arquitectura. Aunque desde un punto de vista muy conceptual, tiendo a relacionar el término de código abierto, con la obra de la “Casa de Vidrio”. Una casa que era totalmente abierta a su lectura. No tenía prohibiciones. No tenía esa dimensión privada o oculta. Estaba disponible para ser observada, analizada, criticada e incluso manipulada. Todo su lenguaje y sus códigos estaban a la vista, lo que no necesariamente significaba que el público pudiera entenderlos. Pero el hecho es que esa obra estuvo, en cierto grado, bajo la revisión y control total del público. Más de lo que toda obra arquitectónica suele estarlo (en el sentido de lo “privado” que suelen ser).

nautilus
Fuente de la imagen: uro1.org CC=by+nc+nd/2.0

En fin. Interpretaciones van y vienen. Tal vez, con el tiempo, una “Arquitectura Open Source” traiga una nueva definición que cambie el sentido que ha tenido, no solo el concepto de “negocio” en la Arquitectura, sino el proceso mismo de creación del Arquitecto.

Urbanarbolismo.es

torre-autorrefrigerante-toon-con-particulas1.jpg
Torre I-214 refrigerada mediante un bosque. Concepto por Urbanarbolismo.
Fuente de la imagen: Urbanarbolismo.es

Un interesante blog que he encontrado es este que se llama Urbanarbolismo.
Es un sitio que define su nombre de la siguiente manera:

¿Que es el urbanarbolismo?
La urbanización de viviendas de segunda residencia en Alicante constituye uno de los principales motores de la economía de la provincia, actualmente este proceso crea un paisaje que a largo plazo no es deseable: destruye ecosistemas, impermeabiliza el suelo reduce la evapotranspiración y por tanto la cantidad lluvia. Millán 2005.

Millán Millán, director del CEAM propone que se reforeste el doble de superficie que se urbaniza, el urbanarbolismo propone que la superficie reforestada esté dentro de la propia urbanización, de manera que no perdamos espacio natural al urbanizar sino que ganemos espacio protegido. Hemos llamado a este concepto naturaleza urbano-protegida.

En urbanarbolismo estamos trabajando para crear una urbanización que compense la perdida de evapotranspiración provocada por el asfalto, la deforestación y la desecación de humedales. Hemos creado un mapa de la provincia de Alicante con las zonas óptimas para ubicar estas urbanizaciones que provocan lluvia. Estamos desarrollando tipologías de vivienda que reforestan el territorio.
(…)

El sitio postula una simbiosis entre las necesidades de la edificación y las necesidades de la naturaleza, como viviendas que se refrigeran con la vegetación, bosques que depuran el agua de las viviendas. Incluso un sistema de urbanización y ubicación de las urbanizaciones que permite a través de la evapotranspiración de la vegetación aumentar las probabilidades de que se produzcan tormentas orográfico-convectivas.

Se puede leer más en su Manifiesto urbanarbolista.

Urbanarbolismo es un proyecto de investigación desarrollado por Jordi Serramia Ruiz, alumno de arquitectura la Universidad de Alicante. Y contempla estudios cartográficos, estudios urbanísticos, además de tipologías de vivienda de baja y alta densidad.

Si bien el concepto podría parecer un tanto de ciencia ficción, las ideas despliegan entre sus fundamentos fórmulas y cálculos. Quizas un paso más allá de la llamada Arquitectura bioclimática. Pero claramente se trata de dimensiones cuantificables y no mera estética o palabrería.

Torre I-214
Esquema gráfico de la Torre I-214.
Fuente de la imagen: Urbanarbolismo.es

Link: www.urbanarbolismo.es

Torre Bicentenario: Delirio obsesivo, sueños megalómanos

A comienzos de la semana recién pasada, escribí un post donde estaba descargándome con todo gustó en contra de los rascacielos y su autoritaria imagen. Cual sería mi sorpresa, cuando navegando por Internet, dí con este artículo de Valentina Olmedo, editora de arq.com.mx quien lo escribió en la misma fecha, y cuyo nombre titula este post: Arquitectura: Torre Bicentenario: Delirio obsesivo, sueños megalómanos.
Se trata de una crítica al famoso arquitecto Rem Koolhaas y su proyecto Torre Bicentenario, un rascacielos de 300 metros de alto que se planea construir en Ciudad de México.

Aquí les dejo una imagen y el primer párrafo del artículo. Y los invito a seguir leyéndolo. Es muy interesante.

tb-koolhaas.jpg
Torre Bicentenario, Ciudad de México. Arquitecto Rem Koolhaas. Fuente de la imagen:arq.com.mx

“Rem Koolhaas es uno de los arquitectos contemporáneos más reconocidos internacionalmente. Ha sido galardonado en muchas países y pertenece al circulo selecto que ha sido premiado con la medalla Pritzker.

Para éste arquitecto holandés las enseñanzas de los antiguos maestros en relación a la planeación urbana han pasado a formar parte del baúl de los recuerdos. Kolhaas, en innumerables ocasiones ha manifestado que el urbanismo no existe, pues el hombre del siglo XXI no vive en aldeas sino en edificios”. (Seguir leyendo el resto del artículo…)

Bajos instintos. (r)

La semana recién pasada estuvo muy referido el que el último premio Pritzket, Jean Nouvel, gano el concurso de diseño para la Tour Signal, un rascacielos que será construido en el parisino barrio financiero de La Defense.

tour signal
Tour Signal. Jean Nouvel. Fuente de la imagen tour-signal-ladefense.com

Los rascacielos son una tipología de edificios que pertenecen al skyline de ciudades de grandes países desarrollados, aunque su concepto primordial esta presente en todo ideario de construcción de ciudad. La altura. La escala vertical es casi la principal y única variable que manejan estas construcciones. Y es algo que apunta a una sola idea… más altura es igual a una dimensión casi extraterrenal. Y esta visto que es símbolo de más poder.

No voy a extender este post mucho. Y es que los rascacielos son un tipo de arquitectura que no me atrae. No me gustan. Aún más los rascacielos de hoy. Solo quiero expresar mi opinión sobre esta corriente contemporánea que tiene obnubilada a la sociedad, los medios y a muchos arquitectos, hoy.

Pienso que son expresiones de una frivolidad e incluso vulgaridad sin parangón. Cuando dije que su principal tema es la altura, no creo equivocarme. Son una arquitectura monotemática. No tienen otra complejidad que el aspirar por medios técnicos a ser cada vez más altos. Y eso se evidencia en que cada vez son más curiosas las formas y fachadas que los arquitectos más celebres intentan aplicarles. Y es que el concepto de rascacielos, que encargan las grandes corporaciones y empresarios a los diseñadores, es demasiado simple. Porque, claro, ellos solo apuntan a proyectar su imagen de poder. Solo buscan la altura. Se trata de un encargo tremendamente simplista, sin hacerse cargo de que históricamente los arquitectos han tratado temas mucho más complejos, a lo largo de otros proyectos urbanos de gran escala.
Mientras que antaño, arquitectos como Le Corbusier y Alison y Peter Smithson realizaban proyectos de gran magnitud, involucrando grandes complejos y nuevos conceptos de ciudad, entrando a resolver problemas sobre circulaciones, espacios privados y de uso publico, pasarelas, avenidas, áreas residenciales y comerciales y todas las articulaciones y complejidades que esos megaproyectos comprendían; hoy la ley rectora de las vedettes del momento es casi una sola: encumbrarse, exhibirse más alto que todos. No son obras que se planteen involucrarse con el entorno urbano y social, como lo planteaba la arquitectura moderna del siglo pasado. No son obras que discutían un nuevo orden para la ciudad. No son obras que profundizan sobre la psicología de las personas, para resolver como se puede vivir mejor en compañía de los demás… No. Ahora son obras más egocéntricas y tiránicas. Tan simplonas que los arquitectos de hoy han comenzado a torcer, mediatizar, esculturizar, tecnologizar, etc, etc. para darles más sustancia conceptual, que la solicitada por un lujoso capitalismo mercantilista. Así, vemos aparecer rascacielos que, además de ser altos, se retuercen y tensionan, giran y bailan, mostrando curvas sinuosas como los contoneos sensuales de un striptease.

torre.jpg
Dancing Towers. Dubai. Arquitecta Zaha Hadid. (Noticia e imagen vía Blog Arquitectura).

Si. Cada día, esa arquitectura se me hacen más vulgar y bruta. Aún a pesar de los lujos, dobleces y tecnología volcadas en embellecerlas. Porque no importa cuanto bailen intentando conquistarme. No me gustan los shows baratos.
No entiendo la aspiración de muchas autoridades por acumularlas en su suelo como trofeos. Dinero y poder. Lujo y soberbia. Es como volver a los instintos más bajos. Y es que, las ciudades que compiten entre ellas por exhibir el edificio más alto, me suenan igual a como si fuera un concurso de fenómenos que se vanaglorian mostrando que tan larga la tienen…


“The Rotating Towers”. Arquitecto David Fisher (video por ecogeeky. Noticia vía lineup blog).