Mi experiencia en el Magíster en Arquitectura de la PUCCH

En un post de Plataforma, mucha gente comentaba sobre su deseo de estudiar un post-grado y pedían sugerencias y referencias de programas en Chile. Entre lo más consultado estaban los Magíster de la Escuela de Arquitectura de la PUC
En ese momento me percaté que nunca había hablado, aquí en el blog, sobre mi experiencia de estudiar en dicho magíster.
Es por esto que les voy a referir brevemente esa historia. Espero que a alguien le pueda resultar útil.

Sobre mi experiencia de estudiar en la PUCCH puedo decir que fue positiva. Yo me había titulado de arquitecto en el año 1996 en la PUCV, y decidí postular ese mismo año al programa de Magíster en Arquitectura de la PUCCH en Santiago. La PUCCH sólo tenía dos magíster en ese entonces, uno enfocado en el campo del urbanismo (perteneciente al Instituto de Estudios Urbanos) y otro más teórico a cargo de la Escuela de Arquitectura, que apuntaba a metodologías de investigación sobre arquitectura latinoamericana. Ese último fue el que escogí.
Por supuesto que, como todo en la vida, tuvo sus momentos buenos y malos. Con algunos profesores y compañeros realizamos buenos trabajos y vivimos una experiencia enriquecedora. Otros cursos, en cambio, resultaron ser un desencanto.
Pero el balance que hice al final, resultó en que fue una buena idea tomar dicho postgrado. Hacerlo me permitió conocer una forma de ver la arquitectura distinta a la que me había formado. Puedo decir que conocí desde dentro aquellas cosas que acercan y separan a las dos principales escuelas de arquitectura de Chile.
Trabajé como profesor Instructor y participé en varias investigaciones. Aprendí de arquitectura chilena, y aprendí sobre mi propia escuela de origen y su lugar dentro del universo de las escuelas en Latinoamérica. También conocí otras áreas artísticas que en ese entonces manifestaban cercanía a nuestra disciplina, y que de otra forma no habría descubierto. También descubrí mi afición por escribir ensayos.
Nuestra promoción partió con alrededor de 12 personas, ese primer semestre del año 97. Algunos abandonaron voluntariamente y otros reprobaron los cursos. Al final, sólo cuatro personas nos titulamos tres años después. Y aunque no puedo decir que hayamos mantenido el contacto, el conocerlos también fue parte de un enriquecimiento personal.

Estudiar un postgrado del campo de la Arquitectura no tiene nada que ver con mejores posibilidades de trabajo o sueldos más altos. No es una inversión para capitalizar materialmente. Un postgrado es un modo de ampliar horizontes de conocimiento. Y en el caso de un doctorado, es aportar conocimiento nuevo al mundo, por medio de la investigación. El fruto de ese conocimiento depende de cada uno. Puedes aplicarlo en negocios (tal vez con éxito) o sólo satisfacer tu propia curiosidad. Si esperas un beneficio específico y directo al hacer un Magíster o Doctorado, lo más probable es que al cabo de un tiempo te sientas decepcionado. No es una llave mágica que abre todas las puertas. No es el título que te integra automáticamente a ningún club exclusivo. Digo esto porque algunas personas piensan, por ejemplo, que un postgrado es el camino para hacer carrera en el aparato del Estado, o para entrar a la carrera docente en las universidades. Errada suposición, esta última, cuando de hecho, hasta antes del 2000, las universidades chilenas no se caracterizaban por tener cuerpos docentes con muchos postgrados.

Si estás interesado en estudiar un postgrado del área que sea, hoy tendrás muchas más ofertas y posibilidades a los que optar, a diferencia de años atrás (incluso si es en el extranjero). Pero siempre es una elección personal bajo tu propia responsabilidad y cuyo destino no podrás endosarle a nadie más que a ti mismo.

Encuentros Latinoamericanos de Estudiantes de Arquitectura. ELEA

Entre el 3 y el 10 de octubre del 2009 se realizará el XXVI Encuentro Latinoamericano de Estudiantes de Arquitectura ELEA Perú 2009.

Para los que no lo saben, los ELEAs, son eventos de la mayor trascendencia en Latinoamérica para los estudiantes de arquitectura.
Los organizan comisiones de alumnos de las distintas facultades y reúnen a cientos de participantes de toda esta parte del continente ofreciendo actividades académicas, culturales, sociales y deportivas.

En realidad existen dos ELEAs. Una versión llamada ELEA-Cono Norte y otra con el nombre ELEA-Cono Sur. Chile es miembro oficial de la versión Cono Sur, junto a Argentina, Uruguay, Paraguay, Brasil, Perú y Bolivia. A diferencia del los del cono norter, estos son eventos mucho más multitudinarios, que van turnando la sede entre los países miembros, pudiendo reunirse, entre 1500 y 2000 asistentes.

ELEA 95 Valparaíso
Afiche del 5º ELEA Cono Sur, (1995) en Valparaíso. “Develar virtudes – Construir América”.

Cuando era estudiante disfruté mucho de estos encuentros . De hecho, participé activamente en la organización del 5º ELEA Cono Sur en 1995 y que se realizó en en la ciudad de Valparaíso. Luego asistí a otros dos ELEAs, uno en Montevideo, Uruguay (1996) y en La Plata, Argentina (1998).
Organizando y participando conocí a gente excepcional durante dichos encuentros, como nuestra coordinadora en jefe Paula Abud y a los coordinadores de las delegaciones de las 7 principales escuelas de arquitectura de ese entonces en Chile. Prácticamente era la única forma en que los estudiantes de las distintas escuelas tuvieran contacto y participaran organizando algo juntos, en ese entonces. Lamentablemente, no puedo decir que mantuviéramos el contacto, pero ellos son algo imborrable en mi memoria (recuerdo especialmente también a varios de los representantes extranjeros, sobre todo a Júnior, un joven arquitecto brasileño con un gran liderazgo entre los suyos).

Me involucré en estos eventos, porque en los tiempos en que yo estaba en la universidad, sentía que nuestras respectivas escuelas abrían verdaderos abismos entre ellas. Muchos de nuestros profesores eran conocidos e incluso amigos entre si, pero el contacto entre estudiantes de distintas escuelas era casi nulo. Nuestro oficio nos separaba y a veces se percibía un aire de rencilla. Y yo creía y creo aún, que nuestro oficio, más que distinguirnos debe hermanarnos. Por eso me gustan los ELEAs, porque allí, todos y cada uno, desean más que nada conocerse entre si.

Si tienes oportunidad de participar de un ELEA, te lo recomiendo. Aprenderás sobre otros estudiantes y sus propios estilos y formas de mirar. Y descubrirás además que la arquitectura habla muchos otros lenguajes.

Las Imágenes a continuación corresponden a algunas páginas del libro “Sobre la construcción de una idea” (Inscripción Publicación Nº 97821) que se editó con todo el trabajo de organización y material recopilado del encuentro realizado en el año 1995 en Valparaíso. 5º ELEA Cono Sur, “Develar virtudes – Construir América”.

Continuar leyendo “Encuentros Latinoamericanos de Estudiantes de Arquitectura. ELEA”

Ego

Son las “y tantas” de la noche…
Mientras chateo con mi padre, un aviso del programa me advierte de un amigo de los tiempos de la Universidad que desea saludarme. Hace mucho que no nos contactábamos, así que acepto su saludo.
¿Tienes Twitter? -me pregunta.
No, pero tengo un blog hace casi cinco años.– le respondo desde lo mas recóndito de mi ego.
¡Ahh, que soy “bakán”! Dame tu dirección…-escribe.
Le envío la dirección mientras él escribe las típicas palabras de saludos por mi cumpleaños, cuya fecha, no sé como, aún recuerda.
¿Viste el blog? -le pregunto cuando ya han pasado unos minutos.
Eso hago… ¡Oye! “Estai” más pelado… -tipea, acompañando la frase con un emoticón animado que se revuelca de la risa en mi pantalla. Seguro ha visto mi foto de cabecera en el blog.
¿Qué te parece mi blog? – le pregunto, sin hacer comentarios a su cruda sinceridad. –He escrito más de 800 artículos. -rubrico. Otra vez se me derrama el ego.
Es un pegoteo… -me escupe.
¿Cómo así? -pregunto, tecleando más rápido que de costumbre.
Son escritos de otros que tu haz adaptado… -me apuñala, el muy perro. ¿Es que alguna vez lo llamé amigo? –Ni las fotos son tuyas… -termina, hundiendo la daga hasta la empuñadura.
¡Nooo…, si son míos! -respondo. Aunque ya empiezo a recordar que por falta de tiempo, los últimos posteos que he publicado refieren, efectivamente, a breves noticias ya aparecidas en la Web (incluso imágenes). Ahora, mirando con unos ojos más abiertos todas esas pequeñas entradas publicadas casi para no perder el ritmo, mi blog me parece más incoherente y desordenado que de costumbre.
La verdad es que no recibo muchos comentarios sobre mi blog, por lo que había olvidado como duele el ego cuando las críticas son duras.
Y duele peor si son acertadas…

800 artículos en [bv]bitácora virtual

control
Creative Commons License photo credit: Remo-

Con esta entrada he llegado a los 800 artículos publicados en bitacoravirtual.cl desde que abrí el blog en noviembre del 2004.

Nunca creí que llegaría a completar semejante cantidad de post. Supongo que deberé celebrar algo cuando llegue a los 1000. 🙂

He escrito en diferentes estilos y variadas cosas. De todo. Ensayos, comentarios, opiniones, informaciones. Al principio publicaba los trabajos y ensayos que había realizado en el postgrado y algunos trabajos de amigos. También comencé a reproducir artículos sobre arquitectura que encontraba en los diarios y medios tradicionales. Ambas fórmulas terminaron por agotarse con el tiempo.
Me volví más reflexivo y personal con los temas. Intentando buscar una línea que me expresara y a la vez fuera un aporte. Y es que siempre he tratado de darle un valor a los artículos que publico. No suelen ser muy llamativos, pero intento que no falten los link, las referencias y las fuentes. Es decir que sean de la mayor utilidad, que sirvan para facilitar el acceso al conocimiento de cualquier tema.
Pero mi estilo aún no se define. Me falta madurez.
Lamentablemente, no puedo dedicar todo el tiempo que me gustaría a investigar temas y ciertamente no cuento con las energías para viajar hacia apartados lugares y visitar exóticas obras, como he visto de otros muy buenos blogs. Pero todo tiene su momento y su propio ritmo. En el pasado el blog sirvió para publicar mis tareas escolares. Hoy escribo para ventilar reflexiones personales. En el futuro, en el blog escribiré desde otra realidad y desde otra perspectiva.

Al escribir este post pensaba dar una mirada retrospectiva a las entradas que había escrito, pero tratar de revisar 800 post es imposible. ¿Cuanto de eso tendrá un valor aceptable?

Tal vez sean valiosos aquellas vivencias estilo periodista: por ejemplo, recuerdo que he publicado imágenes de eventos a los que he asistido (esto a pesar de la oposición de los organizadores a que se tomen fotos). Como la expo de Toyo Ito en Santiago y la de Alvar Aalto en el 2005. O las bienales de arquitectura.

Otra línea de artículos que he publicado es una artístico testimonial referida a mis croquis de viajes. Una costumbre de la escuela, que mantengo cada vez que visito una ciudad o un lugar nuevo.

Más contemporáneo, como soy fan del software libre, también hay una serie de post al largo proceso de migración que realice desde la plataforma informática de Windows hacia la plataforma libre de GNU Linux.

Y por supuesto, como ser pensante y parte de una sociedad, la política también ha sido temática de este blog, aunque he tratado de mantenerla lo más restringida posible. En general, sobre política escribo solo cuando necesito desahogarme o estoy muy indignado.

También acostumbro a escribir recomendando otros sitios de la blogosfera, sin querer ser un crítico de blogs (con que ropa).

Pero toda personalidad de compone de un lado positivo y uno negativo. En el caso de mí y el reflejo en mi blog, además de los temas de los cuales escribo, hay temas sobre los que no escribo:

Salvo contadas ocasiones, no escribo sobre personajes. No suelo escribir biografías, ni sobre arquitectos estrella, ni nada de esas cosas. Me gusta solamente hablar de obras y de trabajos. La verdadera naturaleza del hombre está en sus actos. Que sea el legado el que hable en nombre de los autores.

Tampoco escribo sobre urbanismo, por el simple hecho que no es mi tema. No lo domino.

No escribo de temas sobreabordados en la red. Publicar las mismas fotos o copiar los mismos párrafos me hastía.

Desconfío de escribir replicas o promocionar artículos de otros blogs, sobre todo si son blogs o sitios con ya mucha convocatoria. Por un lado siento que no es necesario y por otro lado me siento un poco borrego, un poco pautado si me dedicara a seguir una cadena de replicas sobre un tema que se vuelve recurrente. Sólo promociono noticias de otros sitios cuando considero que dicho tema requiere ser difundido, como cuando la prensa tradicional lo ignora o se censura. En ese sentido me encanta promocionar los buenos artículos o trabajos de los sitios o webs más jóvenes o pequeños de la blogosfera.

Y no escribo mucho sobre mi, porque no, simplemente.

En un tiempo más, quien sabe si dentro de varios años, me detendré y revisaré lo que he escrito hoy y lo que escribí ayer. Y no puedo imaginarme cuantas risas o vergüenzas me provocarán los bodrios que tan inspirado escribí alguna vez.

Flashbacks -Fuego del Infierno-.


Video por diltons

El cruel archidiácono Claude Frollo desvela su deseo y lujuria por la hermosa gitana Esmeralda, en “The Hunchback of Notre Dame” (1996). Dirección Gary Trousdale y Kirk Wise.
“Hellfire”, una intensa escena musical, en versión español latino. © Disney Enterprises, Inc.
Adaptación de la obra “Nuestra Señora de París”, escrita por Víctor Hugo.