Piel.Skin -Ethel Baraona Pohl-

Libro Piel por Ethel Baraona Pohl
Fuente: www.skinarchitecture.com

Navegando por Internet me encuentro con esta interesante propuesta de publicación on-line de Ethel Baraona Pohl. Es el libro Piel.Skin, el cual no solamente puedes leer (esta en español e inglés) y comprar on-line , sino que está bajo licencia Creative Commons.

Las obras publicadas en el libro están graficadas con fotografías, planos, detalles e incluso croquis. Y además, están geolocalizadas en GoogleMaps. Recomendable.

Ethel Baraona Pohl
Fuente: www.skinarchitecture.com

Link: www.skinarchitecture.com
Noticia vía: eCuaderno.com

Pero por supuesto, que no puedo omitir un comentario. Al fin y al cabo este blog también se refiere a la Arquitectura.
Las palabras de Manuel Gausa inician el libro, aclarando el sentido de la palabra “piel” para la Arquitectura moderna. Manuel Gausa tiene razón. El concepto de piel es muy utilizado actualmente entre los arquitectos para referirse a los muros de la fachada en un edificio. Y es que pareciera que el termino fachada, no refleja el espíritu de los tiempos actuales. Tiempos donde la arquitectura no desea ser inerte. Muros de piedra abstracta, muerta y fría. Sino, un órgano complejo, vivo y autosuficiente. El término piel es completo. Habla de capas, de texturas múltiples que surgen por la interacción con el medio, de captaciones y aprovechamientos energéticos, etc.
Mucha de la Arquitectura moderna resolvía en el espesor de un muro, sin colores siquiera, la “temperie” (como lo interior bajo control según mi estimado profesor Manuel Casanueva). Y resulta aquí, que algunas cosas se encontraban fuera de control. La ventana moderna a contraluz, era el ejemplo preferido también de Manuel. El sol a raudales que entra y encandila al ojo. El brillo enceguecedor de una gran ventana moderna (sin aleros, marcos, molduras, espesor de vano, tamaño reducido, etc.) no permite reconocer en el interior de una sala, los rostros de las personas a contraluz. Tampoco es posible controlar la temperatura interior. Para Manuel, la celosía era un elemento técnico-arquitectónico poco desarrollado, pero factible de trabajar en las fachadas para el control y tamiz de la luz exterior.
Pero volviendo al tema de la piel, Manuel Gauza se queda corto en su definición. La “piel” que define aún es simple y unitaria. A lo más, “es por capas”, dice él. Pero, si pensamos en los conceptos de la “intemperie” y el “dar temperie” (nuevamente Manuel Casanueva), resulta que se requiere una piel para la captación de las energías de esa intemperie y otra piel para lograr la “temperie” del espacio interior. Dos pieles opuestas, separadas. Un sistema más complejo aún, con un espacio intermedio. Manuel Casanueva lo ejemplificó en su obra de la Hospedería del Errante. La piel exterior se llamó fuselaje (el desafío era la captación de los vientos de la zona) y eran deflectores aerodinámicos. La piel interior se llamó “umbrales de baja intensidad” y consistía en superficies planas facetadas y celosías, que tamizaban y distribuían la luz interior, conformando a la vez espacios y rincones de permanencia y equilibrio.

Volviendo al libro de Ethel Baraona Pohl, los análisis a las obras no son muy extensos. Pero eso no necesariamente es malo. De hecho, las imágenes son suficientes para entender los aspectos fundamentales de las obras. Así, algunos de los ejemplos de “piel” que expone, apuntan a esto de los “umbrales de baja intensidad”, que mencioné antes, como la Carter Tucker House y su delicada envolvente de quebrasoles; la Xerox Residence y la Porciúncula de la milagrosa. Incluso uno de estos ejemplos se plantea esta cuestión de la doble piel (aunque trabajando solo el tema de la luz, en ambas), la Àras chill dara. Sin embargo, Ethel Baraona Pohl acierta al salirse del ejemplo de la piel-textura, para también abordar el nuevo concepto de la piel-multimedia. Aquella de imágenes interactivas, que dan señales e información al transeúnte. Esa de la ciudad y los signos. Ejemplos que cita son la Kunsthaus de Graz, las oficinas de la Caja de ahorros Kronjylland y la Allianz-arena.
Este último tema es algo que está en franco despegue, gracias a las nuevas tecnologías que han permitido construir estas mega pantallas arquitectónicas, con bajos costos. Y revisar algunos de estos nuevos ejemplos, es lo que deja al libro de Ethel Baraona Pohl, en el momento más actual.

7 opiniones en “Piel.Skin -Ethel Baraona Pohl-”

  1. Sabes, yo asumí el libro como esos de bolsillo que llevan los turistas de las ciudades que visitan. Porque la verdad es que no se puede hablar de ‘piel’ en arquitectura si el resultado interior no es mostrado y analizado, Y de eso carece bastante el libro.

    Además no se puede hablar el tema de ‘piel-multimedia’ sin pasar por uno de sus precursores > Toyo Ito.

    De todas formas agradezco mucho este tipo de iniciativas, solo las había visto sobre diseño y fotografía. Y agradezco tmb. un par de buenas obras que no conocía.

    peace!

  2. La revisión de cada obra es breve. Sí, funciona más como guía. La falta de más vistas interiores es justo a lo que me refiero al hablar que también hay una doble piel (interior). Pero también es válido el separar. Por un lado un libro que habla de pieles exteriores y otro que habla de pieles interiores. En todo caso, también es lógico que existan obras cuyo aporte es solo en su piel exterior.

  3. Bueno, se me olvidó mencionar que es muy certero tu análisis y que estoy deacuerdo contigo. Pero lo de separar en dos libros, ¿asi lo declara la autora? es que no me he detenido a leer todo el libro…

    Si una obra presenta aportes en cualquier ámbito del diseño arquitectónico, pues claro que se valida.

    sL2
    fco

  4. Hola!
    Soy Ethel, autora del libro. Quería agradecer la atención que le han prestado y responder a tu duda (fco), en efecto he separado la piel exterior, ya que el análisis da para cientos de páginas, los autores tenemos que ponernos un límite para poder finalizar los libros, si no, sería una tarea eterna!
    Estoy trabajando en una segunda parte y por eso valoro mucho sus comentarios, para tomarlos en cuenta!
    Gracias

  5. Gracias Ethel por tu comentario y por darnos a disfrutar tu trabajo. Estaremos atentos a la “segunda parte”.

    Saludos.

  6. Ethel, que gusto recibir un post tuyo por acá. Apenas me dé un tiempito revisaré bien el libro y te haré llegar comentarios más certeros y con propiedad, ya que aprecio mucho iniciativas como esta y de tal calidad.

    Atte.
    Francisco Orellana L.

  7. Gracias Andrés y Francisco!
    Espero comentarios ahora que empiezo a definir contenidos para futuras publicaciones, es de gran ayuda conocer su opinión!
    Un abrazo desde Barcelona (lluviosa hoy!)

Comentarios cerrados.