El urbanismo no va conmigo

Hace unos días confesé que no comulgo con el urbanismo. Esto es delicado. Lo “políticamente correcto”, es demostrar interés en el urbanismo. De hecho, “lo urbano” es un concepto obligado en todo discurso académico o político. Pero que diablos. Nunca me ha gustado el urbanismo. Sus conceptos no me entusiasman, ni sus teorías me apasionan. Por otro lado, es un campo demasiado político y económico (lo que es un problema cuando el sistema que impera es una democracia imperfecta y un liberalismo desregulado y salvaje). Jejeje, es chistoso hablar de “Planos reguladores” cuando el negocio de hoy es desregular el uso del suelo.
Bueno, pero este no es un post político. Es un post personal. No me atrae el campo del urbanismo, porque entre otras cosas, no fui formado en el. Yo me formé construyendo en la Ciudad Abierta de Ritoque. Con martillo en mano participé en la construcción de varias obras, durante mis años de escuela. Eran “talleres de obra”, muy sacrificados. Con permanencias diarias y nocturnas durante muchos meses. Incluso llegando a ser un poco abusivo. A eso, le pueden sumar cinco travesías, con otras tantas pequeñas obras construidas.

Así, mi contacto siempre a sido con el vacio y la materia a escala humana. Una escala de lo que podía ser tocado, cargado y amasado con las manos.
En el tiempo actual, he participado en obras grandes y pequeñas (y la verdad sea dicha, nunca propias), pero nunca tan hermosas y arquitectónicas como las que hice en la escuela. Y creo que ese tiempo, es el tiempo en que fui más arquitecto que nunca. Lo fui porque en esas obras, no solo participé en su diseño, sino que las construí con mis propias manos, dejando en ellas, más de mi que en ninguna otra obra.
Con esas dimensiones me formé. Las viví y por eso las entiendo.
Cuando leo sobre urbanismo, cuando escucho sobre urbanismo… hay cosas que no entiendo. Cosas muy abstractas que no me enseñaron, como la política corrupta y su asqueroso cinismo; el negocio inmobiliario y su calculadora especulación; o la sociedad chilena y su cruel costumbre de marginar.
Por eso el urbanismo no va conmigo.

4 opiniones en “El urbanismo no va conmigo”

  1. La ciudad tiene su “gracia” también. Quizá te ayude pensarla como una “escenografía” de fachadas, luces y personajes. Lo más interesante de la ciudad es caminarla, en compañía mejor, y permanecer en los lugares bastante tiempo hasta percibir el “genius loci” (genio o demonio del lugar), que puede hacerse sentir como agradable frescura o ANGUSTIA, está última la más común dado el grado de deterioro de nuestras ciudades y las condiciones económicas de nuestros pueblos.

  2. Al decir “urbanismo” me refiero a la disciplina, la ciencia que estudia la ciudad. No es que yo rechace la ciudad. Nunca tan ermitaño, jejeje.

  3. Estimado amigo: he leído tu artículo sobre el urbanismo y me deja una inquietud respecto de los vacíos de contenido que adolecen algunas universidades chilenas que imparten la carrera de Arquitectura.

    Me parece DRAMATICO, que una facultad de Arquitectura no enseñe el urbanismo a sus alumnos, tal como si una escuela de Ingeniería no enseñase cálculo racional a sus estudiantes.

    Habrás de saber muchachín, que toda obra de Arquitectura, todo edificio, todo casa, toda obra ornamental, responde a un entorno, un contexto, una cultura que está impregnada en la ciudad.

    Afirmas que no entiendes los planes reguladores, entonces agradecería nos contaras qué te enseñaron en la escuela.

    Si te enseñaron poesía, podrías haber estudiado literatura. Si te enseñaron artes gráficas, podrías haber estudiado diseño. Si te exigieron viajar, podrías haberte dedicado a tripulante de cabina de alguna aerolínea.

    He ejercido con enorme alegría, dignidad y cierto éxito la profesión de la Arquitectura y puedo decir con propiedad que la Arquitectura sin el Urbanismo no es posible.

    Desde el momento en que comienzas a proyectar estás respetando una línea de edificación, una rasante o un deslinde de propiedad, estás haciendo ciudad, porque estás respetando las normas que la sociedad en conjunto se ha dado para respetar los derechos de los ciudadanos en el espacio y el territorio.

    Disculpa si te sientes herido en tus convicciones profesionales, pero un profesional a otro, me parece inaceptable publicar tal clase de opiniones.

    Quedo abierto a cualquier comentario u opinión que te merezca mi post.

Comentarios cerrados.