XVI Bienal de Arquitectura, Santiago 2008. (I)

Y partió la XVI Bienal de Arquitectura de Santiago. La “fiesta” de la Arquitectura chilena, que constituye una instantánea de la producción nacional (profesional y universitaria). La visité hoy en su sede del Museo de Arte Contemporáneo (MAC) y he estado sacando varias fotos y videos, que más adelante subiré. También tengo comentarios y mi opinión de la muestra. Pero hay tiempo, ya que la Bienal estará hasta el domingo 9 de noviembre. Así que por mientras que ordeno las ideas, los dejos con las primeras imágenes que corresponden a un pabellón temporal levantado en el exterior del museo, que contiene la muestra de proyectos de universidades. Y que fue diseñado por el destacado arquitecto Felipe Assadi.

pabellón bienal 2008

pabellón bienal 2008

pabellón bienal 2008

Pabellón bienal 2008

Pabellón bienal 2008

Pabellón bienal 2008

pabellon int10

Si quieres ver más imágenes de esta instalación visita mi cuenta de Flickr.

Becas Chile. El que no pustula, es un…

A mediados de los 90, cuando estaba terminando la carrera en la UCV, fui con un compañero al departamento de relaciones internacionales e intercambio de la universidad, para informarnos sobre las opciones de estudiar un tiempo en alguna universidad extranjera. Ahí nos dimos cuenta que en dicha oficina, de intercambio sólo tenía el nombre (además de una vieja secretaria huraña). No había nada que pudieran ofrecer a nadie. Y es que una dictadura es como la peste, que deja a las naciones en cuarentena. Por lo que pasa algún tiempo, hasta que vuelven a establecerse los contactos y las relaciones entre los países.

Hoy, la historia es muy distinta. Las ofertas y programas de estudios en el extranjero se multiplican y el Sistema Bicentenario de Becas Chile es una de las mejores fórmulas para aspirar a estudios de perfeccionamiento de alto nivel en el extranjero para cualquiera que lo desee. El método de postulación no puede ser más claro. Visita www.becaschile.cl y no pierdas estas nuevas oportunidades.

Educa¢ión Univer$itaria.

Al día de hoy la educación universitaria chilena tiene un signo que la representa: el signo $.
Hacía tiempo había comentado algo sobre esto. Esta tendencia no es un asunto que se da por azar. Es la dirección que nuestros líderes políticos le han querido dar al sistema. La idea es simple: las leyes de mercado debieran imprimir fuerzas positivas en el campo de la enseñanza e investigación universitaria (claro que no es una opinión objetiva. La política y las universidades privadas y tradicionales están hoy muy mezcladas).
Bueno. Esta idea puede tener grados de verdad o falsedad (al menos en la teoría). Pero hay un tema que en Chile se da a menudo con estos modelos de negocios: y es que cuando fallan (y usted sabe que a veces los negocios fallan ¿no?) por un lado, no es responsabilidad de los diseñadores, ni de las empresas involucradas; y por otro, los costos los pagan los clientes. Bueno ya saben… un ejemplo es el transantiago, donde la responsabilidad la evaden las empresas encargadas del sistema, y los costos del mal servicio y del déficit operativo (evasión del pago del pasaje, alzas de los combustibles) deben pagarlos los usuarios.
Así, lo mismo ocurre en las universidades. Fallas del sistema de negocios de la educación universitaria como es el bullado caso de la carrera de “criminalística” en la UTEM y otras instituciones. O el que hoy he leído en el blog de Sergio Uribe, en un post titulado “Los costos de las malas decisiones: el caso de la Universidad de Valparaíso“. En ambos casos, las responsabilidades son evadidas y los costos recaen sobre los alumnos. Tiempo de sus vidas y dinero de sus padres son conculcados por malas gestiones y abusos de los responsables del sistema. Pero nadie quiere reconocer que los errores son propios y que estos alumnos merecen indemnización.
La cosa es cada año más delicada. En la actualidad, estas instituciones están embarcadas en una carrera por captar más y más alumnos, y así acumular más y más aranceles. Para lograr esto, se invierte en fabulosas campañas publicitarias, a la vez que se endeudan construyendo mucha infraestructura (más salas de clases, más alumnos). ¿Y sobre las espaldas de quien recaen este circulo de negocios? Pues, de la totalidad de los que participan como actores de este “sistema”, parece que es cae principalmente sobre las familias de los alumnos (clientes, usuarios y no se como llamarlos… ).
Si, sobre familias, sobre personas. Gente con limitaciones y angustias humanas. Algo que los economistas gustan de abstraer en un término global y universal llamado “mercado”.

Espero que el proyecto de ley que “ahora” se anuncia, sirva para protegernos de las peculiaridades de nuestros caprichosos sistemas económicos.

Link relacionados:
Ojo con la acreditación…
Comisión Nacional de Acreditación.
Proyecto de ley que regula creación de carreras de educación superior.

Actualización:
El libro de los Meller a 20 años de la propuesta Federici (artículo de opinión aparecido en El Mostrador.cl)

Ojo con la acreditación…

En Chile el campo de la educación técnico profesional y universitaria se está convirtiendo en un gran negocio, que se debate entre un sector de instituciones con muchos años de tradición y un gran grupo de universidades e institutos particulares de variado origen.
Hoy, todos hablan del “mercado de la educación”. Un mercado que se sostiene principalmente, en un fuerte gasto que las personas deben realizar para acceder a ella (en Chile, la gratuidad de la educación superior, terminó en la década de los 80, durante la dictadura).
Actualmente hay al rededor de 60 universidades (estatales y privadas) reconocidas por el Concejo de Educación Superior. Este organismo es el encargado de administrar el sistema de licenciamiento de las universidades e institutos profesionales en Chile (con lo que se les es permitido operar). Sin embargo, también existe la Comisión Nacional de Acreditación, que es un organismo creado recientemente, para evaluar la calidad de las universidades, institutos y sus carreras. Y si bien, someterse a su evaluación no es obligatorio, no es un tema menor a considerar para quienes postulan a entrar a una universidad (y que pagarán aranceles durante varios años). El asunto es que no todas las instituciones existentes, tienen acreditación de esta comisión.

En el caso específico de la carrera de Arquitectura, sólo tienen la acreditación de calidad, las siguietes universidades:

Pontificia Universidad Católica de Valparaíso
Pontificia Universidad Católica de Chile
Universidad del Bio Bio
Universidad de Viña del Mar
Universidad Central de Chile
Universidad Técnica Federico Santa María
Universidad de Valparaíso
Universidad de Santiago de Chile
Universidad de Chile
Universidad Católica del Norte
Universidad de La Serena
Universidad de Valparaíso

(Ver: Resultados de acreditación, de la Comisión Nacional de Acreditación).