Una reconstrucción sin acuerdos ni confianzas.

A un año ya del terremoto, uno puede hacer un balance con algo de perspectiva. El mio, por supuesto, está basado en la apreciación personal de un ciudadano con el mismo nivel de información que la mayoría.
Para mi, lo más claro es que una reconstrucción (como la que viene después de una guerra, o en este caso, después de un desastre natural), es un tema que suele requerir esfuerzos de unidad nacional. Lamentablemente, eso no es lo que vemos en Chile al día de hoy.
No existe confianza ni acuerdo entre las fuerzas políticas de gobierno y oposición. Ni siquiera en temas tan básicos como el lenguaje, (como se ve en la estéril discusión sobre los subsidios de reconstrucción asignados o entregados).
El tema de la unidad nacional lamentablemente fue demasiado manoseado por la coalición política que entraba como nuevo gobierno, (después de 20 años de Concertación), creando anticuerpos en los partidos de la ahora “oposición”. Así, cuando el terremoto golpeó, el discurso del nuevo gobierno, llamando nuevamente a la “unidad nacional”, carecía de suficiente credibilidad.
Pero además, una unidad nacional requiere de acuerdos y confianzas y eso en Chile no existe. La reconstrucción no es un acuerdo. El acuerdo debería ser el “cómo” lograr la reconstrucción y en ese tema existen opiniones totalmente disidentes entre los diferentes actores.
Y a la vez, hay desconfianza, puesto que el trabajo técnico de la reconstrucción, que está en manos de los equipos de profesionales y especialistas del aparato del estado (gente dedicada y que seguro ha estado intensamente trabajando), tiene ritmos, procesos y condiciones que parecieran ser manipulados por los equipos políticos del gobierno, los que están más temerosos de las encuestas de opinión y los costos o ventajas políticas de tan titánica empresa (véase escándalo JVR). Surge así un doble discurso: uno exagerado y autocomplaciente, con promesas y porcentajes inflados, y otro más realista y acotado, donde el proceso de la reconstrucción, por su magnitud y la capacidad propia de un estado como el chileno, tomará largo tiempo(*).

Es por esto que creo que antes de usar palabras, banalizando sus verdaderos significados, se debe trabajar en el entendimiento mutuo, construyendo confianzas y acuerdos reales, para avanzar no sólo en una reconstrucción, sino en un mejor futuro para todos.

(*) De este doble estándar he visto personalmente ejemplos en los paneles de discusión, en el marco de la pasada bienal de Arquitectura. Allí, los funcionarios de gobierno invitados se la pasaban “precisando” y “aterrizando” los anuncios y mensajes del Presidente.

Información sobre terremotos en Chile


Fuente captura: www.ingenieriaparatodos.cl

Dando vueltas por la red me topé con este link: http://www.ingenieriaparatodos.cl/
Un sitio web que, en formato de linea de tiempo, reúne información sobre los terremotos ocurridos en Chile desde 1570 hasta hoy, junto a los antecedentes técnicos, estadísticos y normativos asociados a cada uno de estos eventos.
El proyecto es de la empresa de ingeniería antisísmica SIRVE. La línea de tiempo fue desarrollada por Romina Arzani S., licenciada en Arquitectura U. de Chile.

Viviendas de emergencia y las leyes del mercado.

Leo en el diario electrónico el Mostrador.cl una noticia sobre una investigación de la Contraloría por pago de sobre precios a las media-aguas de emergencia, adquiridas para los damnificados por el pasado terremoto. Pueden leer la noticia acá.

Mi comentario es independiente de si existen o no irregularidades y apunta al tema de la solución clásica de emergencia (la “mediagua”) vs otras alternativas más elaboradas, propuestas por arquitectos. Una discusión que se ventiló, al inicio de la emergencia que vivió nuestro país.


Creative Commons License photo credit: ★ Eɳcɑɳto Vivienda tipo Mediagua clásica.

En algún momento se argumentó que la mediagua es una tecnología pobre y muy transitoria, ya que no cumple las condiciones de habitabilidad que se requieren a mediano y largo plazo (de hecho, muchas de las mediaguas construidas no pudieron enfrentar el clima de invierno por lo que debieron ser adaptadas, lo que implicó costos extras). Estas críticas se contra argumentaron con otras críticas a los mismos arquitectos, por cuanto las soluciones de emergencia que estos proponían solían ser demasiado onerosas comparadas con el costo económico de las mediaguas. Defensa que, como vemos en la noticia sobre la investigación de la Contraloría, no resulta del todo correcta.

Continuar leyendo “Viviendas de emergencia y las leyes del mercado.”

Organizaciones ciudadanas para la reconstrucción

A raíz del terremoto y tsunami del 28 de febrero el gobierno central ha iniciado un plan de reconstrucción focalizado principalmente en 13 ciudades entre las que destacan Constitución, Concepción, Talcahuano y Talca.
Se trata de un plan que establece una alianza vinculante entre el Ministerio de la vivienda, Municipios, Grupos empresariales como Arauco (grupo Angelini), Cencosud (Horst Paulmann), Inmobiliaria El Bosque S.A. (grupo Hurtado Vicuña), Universidades y prestigiosos equipos consultores como ELEMENTAL y ARUP. Hay que hacer el alcance que dicho plan es la política más visible y concreta impulsada por el presente gobierno (además del paquete de leyes sobre financiación) referida a la reconstrucción.

Pero, paralelamente y desde la misma ciudadanía, se han ido creando otras nuevas organizaciones que independientemente realizan acciones y diseñan estrategias para afrontar la reconstrucción. Estos grupos y ONGs (donde destaca la presencia de muchos arquitectos jóvenes) son diversos en tamaño y a veces más informales unos que otros. Pero todos apuntan a la misma dirección, que es la reconstrucción de las ciudades del sur.
Algunos de estos grupos son algo críticos frente a las políticas del gobierno central puesto que estas se centrarían principalmente en la reconstrucción de infraestructuras (casas, puentes, zonas urbanas, etc.) y no abordarían otros aspectos sociales de las comunidades afectadas. Por ejemplo, “hábitat sustentable” es un concepto que algunas de estas ONGs promueven y que sería la oportunidad de incorporar a la base cultural de las personas y comunidades a las que están dirigidos los esfuerzos de reconstrucción.

Creo que es importante el accionar de estas organizaciones civiles, ya que la verdad es que por más empeño que el gobierno central ponga, siempre los recursos resultarán limitados y la ayuda no llegará a todos los damnificados ni cubrirá todas las necesidades. Es en esos vacíos que quedan al margen de las políticas de gobierno, donde el trabajo de los grupos de ciudadanos y profesionales organizados puede resultar en un complemento eficaz y útil, de manera que una efectiva RECONSTRUCCIÓN beneficie a la mayor cantidad posible de personas.

A continuación presento una lista con algunos de estos grupos. Si sabes de otros, anótalo en los comentarios.

Continuar leyendo “Organizaciones ciudadanas para la reconstrucción”

Organízate, no dejes tu barrio (y) Reconstruye.org

Organízate, no dejes tu barrio. from reconstruye on Vimeo.

El terremoto del 27 de febrero pasado ha significado un cambio brutal para muchas familias. Y ha sido necesaria la ayuda coordinada de profesionales y organizaciones para apoyar la reconstrucción de nuestras ciudades. En el Colegio de Arquitectos, ministerios, universidades y escuelas de Arquitectura se han organizado durante todos estos meses diferentes acciones para asistir a los más afectados, lo que es bueno. Pero lo mejor es que algunas de estas iniciativas han dado lugar a la creación de nuevas organizaciones formalmente constituidas, dedicadas a apoyar a las personas en el duro trabajo de reconstruir sus estilos de vida que fueron dañados por el terremoto. Este es el caso de Reconstruye, una ONG integrada por los arquitectos Nicolás Valenzuela Levi, Nicolás Rebolledo Bustamante, Camila Cociña, Patricio Pinto, María José Castillo Couve y un amplio grupo de socios. Y que frente a la migración forzada de los habitantes del centro de las ciudades hacia la periferia, producto de la destrucción de sus antiguas casas (que estaban en terrenos de alta plusvalía para el mercado inmobiliario), están trabajando para organizar a los vecinos y aspirar a opciones de reconstrucción más justas, para ellos y la ciudad:

Reconstruye es una organización formada por profesionales, académicos y estudiantes provenientes de diversas disciplinas e instituciones, cuyo objetivo es promover una agenda de desarrollo urbano desde la sociedad civil, potenciando su rol en la construcción de un entorno sostenible, justo y equitativo.

Link: http://www.reconstruye.org