Al rescate de los mineros y de su memoria.

IMG_7627
Imagen por Daniel Semper. cc=by+nc+nd

En momentos en que celebramos el rescate paulatino de los 33 mineros atrapados en la Mina San José, y mientras estamos a la espera de que vayan apareciendo en las imágenes de la TV la salida de todos y cada uno, me pongo a reflexionar, sobre la atención que los medios han dedicado a la vida de estos trabajadores y sus familias (antes, durante y lo que vendrá después del rescate). Pienso que esa exposición, a veces sensacionalista, al menos ha servido para actualizar en el conocimiento de las nuevas generaciones, la figura de quienes trabajan duramente por lo que se da en llamar el “sueldo de Chile”.
En efecto, Chile es un país principalmente minero. Uno de los mayores aportes al fisco nacional es entregado por la minería (principalmente la minería del cobre a través de la empresa estatal CODELCO quién es responsable del 10,2% de la producción mundial de cobre refinado) y dicha riqueza es fundamental para el funcionamiento de nuestras instituciones y el desarrollo nacional. Todos necesitamos de esto y necesitamos de estos trabajadores que día a día ganan “el pago” de un país entero.
Las nuevas generaciones no vivieron, ni saben (no estoy claro que se enseñe en las escuelas) de aquellos tiempos en que los sindicatos de trabajadores de la minería dictaban las pautas de las agendas políticas y empujaban profundos cambios a nivel de reivindicaciones sociales (mientras en los tiempos actuales, las pautas las dictan intereses empresariales o tecnócratas dedicados a administrar el estado, pero que aún no son capaces de desarrollar otros campos que igualen la escala de relevancia de la industria nacional minera y de celulosa). Pero al menos en estos días, esa atención mediática, a permitido que los jóvenes de hoy sean testigos de la fuerza y entereza de una de las clases trabajadoras más orgullosas de este país. Y mejor dicho, la sociedad entera a vuelto a enterarse de la fuerza de sus trabajadores. Ojalá este drama sirva para reivindicar en la conciencia nacional el lugar que por justicia tienen los trabajadores de la minería.

Celebrar es reafirmar

b100 Chile
Creative Commons License photo credit: falmazan

A pocos días de celebrar el bicentenario de nuestro país, me resulta difícil encontrar algo que decir. Hasta ahora no he leído un artículo que me guste que refiera una reflexión valiosa para este momento de nuestra historia. Algunos gustan relacionarlo a eventos cercanos a la actual administración como el rescate de los mineros o a las políticas de reconstrucción de las ciudades del sur. Otros aprovechan para apuntar ácidos comentarios a nuestra idiosincrasia cultural. Y si se me permite una crítica, las opiniones escritas por los arquitectos han sido las peores, limitándose a un simple materialismo al hablar sólo de la fiesta y la cantidad de regalos (obras bicentenario).
Gracias a dios, en mi caso no estoy obligado a escribir ningún discurso trascendental. De hecho lo que escriba seguramente no me gustará del todo.

Cumplir años es como dar pasos, es como el caminar. El acto es el avanzar, pero también es el acto del reafirmarse. En cada paso tomas posición en el mundo. Es el “aun estoy aquí”.
Creo que una buena reflexión en relación a este bicentenario sería aquella que nos aclarara nuestro reafirmarnos como sociedad, como pueblo.
¿Qué cosas podríamos decir que se reafirman con este paso bicentenario?

Parece que nuestra Libertad, nuestro Orden republicano, nuestra Democracia y nuestra Justicia social debieran ser cosas importantes que reafirmar. Pero si las miramos en retrospectiva veremos que desde nuestro último paso del centenario, hasta este, el del bicentenario, dichos valores han sido más de una vez vapuleados y traicionados. ¿Cuanta de nuestra Libertad podemos reafirmar? ¿Y cuanta de nuestra Democracia, Justicia, etc? Cuando alguno de estos valores no llega a parte de nuestra sociedad, cuando hay desigualdad, ¿estamos reafirmando?

No pretendo caer en la crítica y disconformidad fácil. Seamos positivos. Celebrar es reafirmar, tomémoslo así. Reafirmemos en este Bicentenario lo libres, republicanos, demócratas y justos que somos en la actualidad (aunque sea poco), para avanzar en profundizar y mejorar estos valores con el siguiente paso. Que alcancen para todos. Así creceremos. Así seremos mejores.

PD: Para los extranjeros que leen este blog, les aclaro que esta fiesta celebra 200 años del inicio del proceso de nuestra emancipación de la corona española. En estricto rigor celebra un hito inaugural del proceso iniciado en 1810, el cual finalizaría recién 8 años más tarde. Toda la historia acá (recomiendo que lean sus otros artículos sobre la celebración del Centenario de Chile, del blog “Sala de Historia”).

Terremoto en Chile. Propuestas para la reconstrucción

quirihue_001
Creative Commons License photo credit: Marcelo Soto Montes

Hace un par de semanas el Colegio de Arquitectos envió a sus colegiados un correo invitando a una consulta gremial, para sumar propuestas a un “Plan de Reconstrucción” que está elaborando este organismo. Esta es una más del creciente número de opiniones y propuestas que empiezan a oírse sugiriendo ideas que el gobierno debiera recoger para sus futuras políticas de reconstrucción. Si bien, en un primer momento después de la catástrofe, las críticas son el tenor de la opinión pública, lo que van surgiendo ahora y que se necesita con urgencia, son las ideas y propuestas.

Continuar leyendo “Terremoto en Chile. Propuestas para la reconstrucción”

Terremoto en Chile. Reconstrucción con transparencia y sin conflictos de intereses.

En 1997, recuerdo que hubo un bullado escándalo con un conjunto de viviendas sociales encargadas por el MINVU a una empresa constructora de nombre COPEVA. Las “casas COPEVA” como se les llamó, resultaron con una serie de fallas constructivas, cuyos efectos se agravaron durante las lluvias del invierno de ese año. La prensa reporteó profusamente el caso y una avalancha de críticas golpeó no solo a la constructora encargada sino al Ministerio de la Vivienda (por la falta de fiscalización) y finalmente al entonces gobierno de Eduardo Frei. A pesar de que las casas fueron demolidas y los estándares actuales de construcción de viviendas sociales difieren con los de aquellos años, aún hoy se les recuerda y es uno de los ejemplos favoritos de la Derecha cuando se trataba de criticar a los gobiernos de la Concertación.

En verdad, dicha historia fue todo un desastre para lo que era la imagen política de dicho gobierno. Y la prensa en ese entonces no dio tregua. La guinda de la torta la representaría la propia cabeza del entonces Ministro de Vivienda Edmundo Hermosilla, la que terminó rodando por las escaleras del ministerio cuando se supo de la amistad que había cultivado con el empresario dueño de la misma constructora COPEVA (quien hasta le había regalado dos caballos). Dicha cercanía fue vista como inaceptable a la luz de los hechos criticados.

Continuar leyendo “Terremoto en Chile. Reconstrucción con transparencia y sin conflictos de intereses.”

Terremoto en Chile. ¿La reconstrucción como una oportunidad para crear, comprar o vender?

La reconstrucción post terremoto: ¿una oportunidad para crear, comprar o vender?

Esta pregunta resume varios artículos, declaraciones y reflexiones que he leído en la prensa y blogs de Internet, a raíz del terremoto que azotó la zona centro y sur de Chile, y lo que todos esperan sea la nueva política de reconstrucción que debe diseñar el nuevo gobierno del Presidente Sebastián Piñera. Se trata de algo necesario que mezcla esperanzas, política y oportunismo.
Hasta ahora sabemos que el nuevo gobierno ha debido modificar su agenda para abordar lo que es la llamada “reconstrucción”, que no se refiere sólo a las medidas inmediatas de emergencia, sino más propiamente al nuevo país que las actuales autoridades planean levantar de aquí en adelante. Pero hasta ahora no sabemos claramente cual es ese proyecto definitivo. De la misma manera en que se criticó a la administración anterior por la forma de enfrentar un evento destructivo como este terremoto/tsunami, el nuevo gobierno deberá enfrentar la evaluación pública y demostrar que puede encarar una reconstrucción con las acciones más acertadas.
Creo que en un momento especialmente solvente para el erario fiscal (gracias a los tecnócratas, todo hay que decirlo), ahora lo que más nos hace falta son las “ideas políticas” que proyecten el país al futuro.

¿Será una reconstrucción fundada en la oportunidad de crear, re-inventarnos y desarrollarnos?
¿Será una reconstrucción fundada sólo en el gasto y compra de soluciones importadas desde fuera?
¿O será una reconstrucción entendida como la oportunidad de venta o privatización del patrimonio nacional?