Dos documentales sobre “El Cénit del Petroleo”

Quiero compartir dos interesantes documentales (sub. en español) sobre un tema que a lo mejor has oído pero que seguramente desconocías en detalle. Ambos tratan del fenómeno llamado “El Cénit del Petroleo“, (peak oil) y que “es el momento en el cual se alcanza la tasa máxima de extracción de petróleo global y tras el cual la tasa de producción entra en un declive terminal” (wikipedia). La gente lo entiende como el agotamiento de las reservas de petroleo mundial, pero en realidad no es que el petroleo se acabe, es que el petroleo que va quedando disponible en el mundo (aun siendo mucho) ya no será tan rentable explotarlo (porque es muy difícil extraerlo y/o muy caro procesarlo).
Continuar leyendo “Dos documentales sobre “El Cénit del Petroleo””

Una reconstrucción sin acuerdos ni confianzas.

A un año ya del terremoto, uno puede hacer un balance con algo de perspectiva. El mio, por supuesto, está basado en la apreciación personal de un ciudadano con el mismo nivel de información que la mayoría.
Para mi, lo más claro es que una reconstrucción (como la que viene después de una guerra, o en este caso, después de un desastre natural), es un tema que suele requerir esfuerzos de unidad nacional. Lamentablemente, eso no es lo que vemos en Chile al día de hoy.
No existe confianza ni acuerdo entre las fuerzas políticas de gobierno y oposición. Ni siquiera en temas tan básicos como el lenguaje, (como se ve en la estéril discusión sobre los subsidios de reconstrucción asignados o entregados).
El tema de la unidad nacional lamentablemente fue demasiado manoseado por la coalición política que entraba como nuevo gobierno, (después de 20 años de Concertación), creando anticuerpos en los partidos de la ahora “oposición”. Así, cuando el terremoto golpeó, el discurso del nuevo gobierno, llamando nuevamente a la “unidad nacional”, carecía de suficiente credibilidad.
Pero además, una unidad nacional requiere de acuerdos y confianzas y eso en Chile no existe. La reconstrucción no es un acuerdo. El acuerdo debería ser el “cómo” lograr la reconstrucción y en ese tema existen opiniones totalmente disidentes entre los diferentes actores.
Y a la vez, hay desconfianza, puesto que el trabajo técnico de la reconstrucción, que está en manos de los equipos de profesionales y especialistas del aparato del estado (gente dedicada y que seguro ha estado intensamente trabajando), tiene ritmos, procesos y condiciones que parecieran ser manipulados por los equipos políticos del gobierno, los que están más temerosos de las encuestas de opinión y los costos o ventajas políticas de tan titánica empresa (véase escándalo JVR). Surge así un doble discurso: uno exagerado y autocomplaciente, con promesas y porcentajes inflados, y otro más realista y acotado, donde el proceso de la reconstrucción, por su magnitud y la capacidad propia de un estado como el chileno, tomará largo tiempo(*).

Es por esto que creo que antes de usar palabras, banalizando sus verdaderos significados, se debe trabajar en el entendimiento mutuo, construyendo confianzas y acuerdos reales, para avanzar no sólo en una reconstrucción, sino en un mejor futuro para todos.

(*) De este doble estándar he visto personalmente ejemplos en los paneles de discusión, en el marco de la pasada bienal de Arquitectura. Allí, los funcionarios de gobierno invitados se la pasaban “precisando” y “aterrizando” los anuncios y mensajes del Presidente.

LA CIUDAD NEOLIBERAL EN CHILE.

Erradicaciones, pero con metralleta, fusiles y subiendo a los pobladores a camiones. Hasta el 73 y pasado el Golpe también, las comunas que más campamentos tenían, o sea asentamientos informales, eran Las Condes, Santiago Centro y Quinta Normal. Y justamente, si ustedes se fijan, los círculos blancos son los lugares de origen de los asentamientos y las familias. Los círculos negros son los lugares de llegada. Las flechas indican cómo se trasladaron. O sea, hubo una erradicación planificada, una política de Estado de expulsión, como el apartheid sudafricano, de sacar a los pobres de algunos sectores de la ciudad para “limpiar” y crear las condiciones para el mercado de suelo, y que así se generaran todos los desarrollos inmobiliarios que vinieron después y eso trae como resultado la “guetización” (de gueto) o construcción de toda esta periferia pobre del sur de Santiago (…)

Extracto del artículo LA CIUDAD NEOLIBERAL EN CHILE: Entrevista de Stephan Barthel a Claudio Pulgar.
El artículo completo en el siguiente link.


Escena del desalojo de un campamento en la película chilena Machuca (2004) de Andrés Wood.

La “ilustre derecha internacional” visita Santiago.

Leo en el diario la Tercera que cuatro “ilustres” representantes de la derecha latinoamericana y española visitaron Chile invitados a un seminario organizado por la Fundación Libertad y Desarrollo (UDI). Pueden leer la fuente acá.

Sobre quienes fueron los principales invitados:

Mario Vargas Llosa.
Escritor y ex político peruano. Reciente premio Nobel de Literatura. Si bien se encuentra alejado de la política contingente es un firme crítico y opositor contra grupos y gobiernos de izquierda.

José María Aznar.
Ex presidente español. Durante su gobierno llevó a su país a la guerra al unirse a la alianza de países que apoyó a George W. Bush en la última Guerra del Golfo. Envió fuerzas a Iraq y como miembro de la OTAN ha realizando toda clase de operativos incluyendo bombardeos aéreos a ciudades. Como respuesta, y en las fechas próximas a las elecciones en España del 2004, Al-Qaeda ejecutó sendos atentados explosivos en Madrid provocando mas de 190 muertos. La opinión pública le acusó de intentar manipular la investigación, cuando las autoridades culparon de los atentados al grupo ETA, para así tratar de evitar que el PP perdiera las elecciones.

Jorge Quiroga Ramírez.
Político boliviano, ex-presidente de la República al suceder por incapacidad al ex-dictador General Hugo Banzer (de quien era vicepresidente). También fue líder del derechista partido Acción Democrática Nacional (ADN) fundado por Hugo Banzer en 1979 inmediatamente después de dejar el poder.

Alvaro Uribe.
Político y abogado colombiano que ejerció como presidente de la República de Colombia para los períodos anterior administración (2002-2006) y 2006-2010 después de que presentara un acto legislativo que modificó la constitución. La coalición de gobierno de Uribe intentó modificar la Consitución colombiana para permitir una segunda reelección, pero la Corte Constitucional falló en su contra, imposibilitando al mandatario para ser candidato a un tercer mandato.
Su gobierno ha sido criticado por presuntas violaciones recurrentes a los derechos humanos. Durante el 2005, se desataron en Colombia una serie de investigaciones que comprometían a varios aliados políticos y algunos funcionarios del gobierno de Uribe con grupos paramilitares ilegales colombianos en lo que se denominó la “Parapolítica”.
En el 2008 el ejercito colombiano cruzó la frontera y llevó adelante operaciones militares contra grupos de la FARC en territorio ecuatoriano.

¿Y el tema del seminario?
“El futuro de la libertad en un mundo global”

Canales de TV y el morbo lucrativo.

Una tremenda desgracia ha resultado el siniestro en la cárcel de la San Miguel donde murieron más de 80 reos. Y si bien este tipo de desastres suelen siempre remecer la conciencia pública, despertando toda clase de declaraciones, también desencadenan revisiones al sistema y finalmente paquetes de cambios, como resultó en el año 2001 cuando se anunció la construcción de cárceles concesionadas, un día después de un siniestro en la cárcel de Iquique que costó la vida de 26 reos.
Pero lo que ahora me choca de sobremanera es el aprovechamiento que realiza la televisión del drama, rebuscando en los hechos, pero también en rumores y expresiones de indignación periodística de dudosa veracidad, por la actual situación carcelaria de nuestro país.
Hablo de los mismos canales que, no hace mucho, lucraban en horario prime, explotando el morbo de los espectadores por las cárceles, con programas falsamente documentales (y si muy faranduleros) como “Nadie está libre” (13) y “Cárceles, un mundo adentro”(Chv).
Hoy, y recurriendo siempre al mismo morbo lucrativo, están totalmente desatados en las más bizarras exhibiciones, como reproducir ante las cámaras los gritos desesperados de los reos emitidos por celular.
De todos los involucrados del sistema que se mencionan: gendarmes, fiscales, políticos, gobiernos, etc., la televisión también tiene cuota de participación.
¿Harán revisión, también ellos, de sus actos y procedimientos a la luz de esta última tragedia?