Agradecimientos desde Melbourne, Australia.

Bastante tiempo ha pasado desde la última vez que escribí en el blog, pero una buena noticia que compartiré aquí ahora con ustedes es que he terminado éxitosamente mi curso de idiomas, con lo que obtuve la autorización para matricularme en el programa de PhD en la universidad RMIT en Melbourne. De hecho, ya me he presentado en las dependencias del doctorado y me asignaron un sitio para trabajar. Así que ahora estoy retomando mi proyecto original de investigación, el cual, por los siguientes 6 meses debo desarrollar hasta volverlo un proyecto con potencial suficiente para ser una investigación de doctorado. Al final de ese periodo, una comisión examinadora revisará la propuesta final y si corresponde, la aprobará para que pueda trabajar sobre ella los siguientes 4 años.

Deseo agradecer públicamente a quienes me han apoyado durante esta primera parte del proceso: Primero, al Gobierno de Chile y su departamento CONICYT por crear este programa de BecasChile (por allá en el 2008) que ha permitido a mi y muchos otros cumplir un sueño que en condiciones normales sería inalcanzable.
Agradezco también a quienes me patrocinaron con cartas de recomendación durante el proceso de postulación a la beca y luego frente a la respectiva universidad: los academicos Alejandro Crispiani, Manuel Casanueva, Rodrigo Pérez de Arce y mi colega Fernando Arenas.
También agradezco a mis amigos que me alentaron durante los días de incertidumbre mientas esperaba los resultados de la beca y de la postulación a las universidades: Ximena, Dante, Margot, Octavio, Mario y otros tantos que con su compañía ayudaron a disminuir el estrés.
También agradezco las gestiones y orientaciones de los funcionarios de Latino Australia que me ayudaron en el complejo proceso de postulación al RMIT.
Finalmente agradezco a mi familia que sin su bendición yo no habría llegado acá: a mi Madre Lucy y mi Padre Rafael por su apoyo decidido y consejo oportuno. A mis hermanos Víctor y Alida por su aliento y por hacerse cargo de la familia mientras yo estoy lejos.

Espero honrar vuestra confianza y cumplir con todas vuestras expectativas, durante los próximos 4 años de estudio y trabajo que desarrollaré acá en Australia.

Desde Australia.

En este sitio no suelo ventilar mi vida personal. Pero esta vez hago una excepción pues puede implicar un importante giro en el blog.
Desde el pasado miercoles 09 estoy viviendo en Australia, específicamente en Melbourne. El porqué estoy acá se debe a que hace dos años obtuve una Beca (Conicyt) para realizar un Doctorado, y finalmente la universidad a la que estaba postulando me ha aceptado. Aunque claro, el aviso llegó pocos días antes de la fecha de matriculas, así que hube de organizar un viaje, a la par que coordinaba la información entre las diferentes instituciones encargadas del programa de Doctorado y la beca. Todo en sólo seis días. Gracias a la Embajada de Australia en Chile pude viajar en el último vuelo que quedaba con una visa otorgada excepcionalmente en tiempo record.
Bien, esa es la noticia. No tengo intenciones de abandonar el blog, pero obviamente no podré dedicarle mucho tiempo durante este primer mes. En ese tiempo me debo acomodar y esperar a que se haga efectiva la beca. Pero intentaré ir actualizando lo que pueda, contandoles un poco como es esta cosmopolita ciudad.

PD. Perdon por la falta de algunos acentos y “egnies” 😉

En memoria de Paula Abud

Hace unos momentos me he enterado del fallecimiento, a fines de la semana pasada, de Paula Abud, colega que conocí en los años universitarios, mientras organizábamos el 5º ELEA de Valparaíso en 1995. Entonces ella cursaba estudios en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Valparaíso y estaba a cargo de la coordinación general del evento, capitaneando un circulo de hierro de varias mujeres, líderes y decididas a realizar el mejor ELEA hecho hasta entonces.
Era una mujer de un gran temple y fuerte poder de convocatoria. Activa, amable e inagotable, tenía amigos repartidos entre varios países, sobre todo en Brasil. Yo me puse a sus servicios y trabajamos juntos todo ese año. Hasta hice méritos suficientes para que me recompensara con un beso, según recuerdo.

Paula, sea este un pequeño homenaje para ti. Mientras todos los que te conocimos te recordamos, tú como espíritu, vuela a esos tiempos y lugares pasados, cuando viajábamos juntos por América haciendo amigos.

Paula Abud1
Paula Abud junto a mí y otros amigos en el VI ELEA 1996, Montevideo, Uruguay.

Paula Abud2
Paula Abud, Júnior y yo en el VI ELEA 1996, Montevideo, Uruguay.