Si los edificios pudieran hablar, ¿que dirían?


Fuente de la imagen: www.thelivingcity.net

Living Architecture – Living City.

Si los edificios pudieran hablar unos con otros, ¿que dirían?
Puede que la frase de más arriba suene como una ironía. Pero la verdad es que hoy la tecnología tiene tal capacidad, que ya se puede vislumbrar la posibilidad de que los objetos capten y procesen información por si mismos (objetos inteligentes) e incluso que puedan intercambiar esa información entre ellos (te invito a leer un interesante artículo en el blog Flylosophy: Objetos inteligentes, una nueva especie).

Para el caso de los edificios (objetos al fin y al cabo) David Benjamin y Soo-in Yang, profesores de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Columbia, dan por hecho que en el futuro los edificios hablaran entre si (la frase en cursiva es de ellos). Desde el 2005 que trabajan en su proyecto The Living, desarrollando prototipos de mecanismos y software, que respondan cineticamente a las condiciones del medio, gracias a sensores especialmente acondicionados. Su primer prototipo corresponde a una suerte de fachada de vidrio con base de polímero que, por medio de estos sensores, responde al dióxido de carbono presente el aire, abriendo o cerrando sus “agallas”.


Prototipo de fachada de vidrio con base de polímero que responde al dióxido de carbono presente el aire, abriendo o cerrando sus “agallas” (esta versión, mejorada con apoyo del Van Alen Institute, responde según la información que captan varios sensores colocados en la fachada del edificio).
Fuente de la imagen: www.thelivingcity.net


Fuente de la imagen: www.thelivingcity.net

Living Architecture. Al interior de la universidad de Columbia, estos investigadores, llevan adelante un Responsive Kinetic System Lab donde elaboran junto a los alumnos nuevos prototipos, algunos de los cuales podemos ver en el siguiente video:

Living Architecture from David Benjamin on Vimeo.

Living City es el paso siguiente en su investigación. Se trata de dotar a los edificios de sensores (fachadas sensoriales) que captan información, y hacer que comiencen a “dialogar” entre si, por medio de una plataforma de comunicación creada por ellos (y que será publicada como software Open Source, para que otros puedan crear nuevos sistemas).
Con esta capacidad, la ciudad podrá comunicarse con otras ciudades, con determinadas organizaciones o con personas particulares, y entregar información de cualquier tópico relacionado a los datos recolectados por sus sensores.
Y ¿quien sabe? Tal vez, en un futuro no muy lejano, las ciudades no solo responderán automáticamente a las condiciones del medio, reconfigurando espacios públicos y privados, sino que podrían darnos la voz de alarma frente a cualquier futura crisis urbana.


Esquema de la plataforma de captación – procesamiento – respuesta de información.
Fuente de la imagen: www.thelivingcity.net

Más información:
http://www.thelivingnewyork.com/
http://www.thelivingcity.net/
Living Architecture 1
Living Architecture 2
http://www.arch.columbia.edu/gsap/59970/

Pequeñas satisfacciones.

Este blog cada cierto tiempo me da pequeñas satisfacciones.
Escribir en él me hace feliz. Me ayuda a ventilar mis ideas. Me desahoga. Y me permite sentirme colaborativo.
Incluso algunas personas creen que lo que escribo tiene algún valor. Y me solicitan colaborar con un artículo en sus respectivos sitios. Ese fue el caso de los post publicados en el blog catalán [bauen_Blog] sobre tres bibliotecas chilenas. Una invitación que fue más que gratificante.
Ahora, nuevamente me han pedido escribir un artículo en otro blog. El blog es www.flylosophy.com un interesante sitio español de tendencias y de vanguardia. El artículo se titula “La Arquitectura como regalo”. Mis agradecimientos a ellos por tan amable invitación.

Les recomiendo visitar www.flylosophy.com y leer todos sus interesantes artículos.

La ciudad y los signos. Arquitectura Interactiva – Media Architecture.

SPOTS. Proyecto del estudio Realities:United
Video por edymesh

www.spots-berlin.de

La ciudad y los signos, es un interesante artículo del blog Flylosophy, sobre el auge de las llamadas “pantallas urbanas” (enormes instalaciones de LEDs y otras tecnologías sobre edificios). Tecnología que, como una suerte de prótesis, es la base de la llamada “Arquitectura Interactiva” o “Media Architecture”. Tendencia que se basa en una tecnología sobre edificios, que permite la conexión hacia un flujo constante de información (de la misma forma en que las pantallas de nuestros dispositivos móviles nos mantienen conectados).

La reflexión que me nace de la lectura de este artículo es que me parece existir cierto contrasentido entre los conceptos base de esta Media Architecture. No hay que olvidar que las pantallas de las máquinas y las fachadas de los edificios tienen vías de desarrollo antagónicas. Las pantallas aspiran a desaparecer. Cada vez más delgadas, cada vez más ligeras, su superficie ya ni siquiera tolera el enmarcamiento. La imagen lo es todo y la pantalla no debe ser nada. Eso es muy distinto al concepto de fachada en la arquitectura. La fachada siempre ha tenido forma y presencia (con excepción de la arquitectura de edificios de muros cortina, cuyos cristales son puro y total reflejo). Una fachada-pantalla es más abstracta que la vidriada. Es una no-fachada. Ya que al igual que las pantallas, es la desaparición del plano arquitectónico en pos de la existencia de la pura imagen.

No se si ese es el futuro de esta Arquitectura-pantalla o Media Architecture. Ya que la imagen, por si sola, no suele tener mucho afecto a su soporte (al menos en el caso de las imágenes publicitarias). El soporte, en el caso de la publicidad, imagino que significa muchos costos económicos. La independencia de la imagen para con su soporte es una opción económicamente atractiva para la publicidad. De hecho, si bien en películas como Blade Runner (como cita el artículo) la idea de una ciudad futurista es con imágenes publicitarias en las fachadas; en otras películas futuristas actuales, muchas veces se representa a la imagen publicitaria, flotando sola en el aire, sin pantalla ni soporte.

La publicidad es la madre del universo de imágenes en que vivimos. Y su impacto en la Arquitectura ya se ha visto en ejemplos documentados como los de “learning from Las Vegas” de Robert Venturi. Pero si bien, esta relación entre publicidad y Arquitectura parece que seguirá creciendo, gracias a las nuevas tecnologías, eso no quiere decir que la publicidad lo diga todo en relación a la imagen y la Arquitectura no diga nada. La Arquitectura también puede cultivar esta tecnología con sus propias imágenes. Los artistas visuales lo saben bien. Ellos no dependen de la publicidad para crear imágenes (aunque usen muchos de sus recursos). La Arquitectura ya es diestra en construir fachadas y llenarlas de sentido, y no tiene por que ceder gratuitamente eso a otros. Así como tampoco debe negarse a las posibilidades de las nuevas tendencias. Perfectamente parte de esa fachada puede integrar la dimensión de fachada-pantalla con imágenes e información propia. Una fachada compleja que comunica con y sin publicidad; con y sin imágenes. Será así una “Arquitectura Interactiva” tanto con el interruptor encendido o apagado.