En la trastienda de la ciudad…

Ayer, mientras realizaba una serie de trámites en una notaría, al mirar por la ventana, vi una imagen de la ciudad poco común. Una visión de lo que podríamos llamar la “trastienda” de Santiago. Esa parte del casco urbano que no da hacia las calles y el espacio público (la fachada principal). Si no la que encierra espacios privados, ocultos, confinados entre muros como si se tratara de la cara opuesta de una gran escenografía.

Todos hablan de la ciudad desde la perspectiva de la gran fachada pública. Pero ¿quién se hace cargo de la ciudad, opinando desde esta otra cara? ¡Cuidado! No sea que la ciudad se vuelva un muro de fachada principal, hueco, sin interior.