Canales de TV y el morbo lucrativo.

Una tremenda desgracia ha resultado el siniestro en la cárcel de la San Miguel donde murieron más de 80 reos. Y si bien este tipo de desastres suelen siempre remecer la conciencia pública, despertando toda clase de declaraciones, también desencadenan revisiones al sistema y finalmente paquetes de cambios, como resultó en el año 2001 cuando se anunció la construcción de cárceles concesionadas, un día después de un siniestro en la cárcel de Iquique que costó la vida de 26 reos.
Pero lo que ahora me choca de sobremanera es el aprovechamiento que realiza la televisión del drama, rebuscando en los hechos, pero también en rumores y expresiones de indignación periodística de dudosa veracidad, por la actual situación carcelaria de nuestro país.
Hablo de los mismos canales que, no hace mucho, lucraban en horario prime, explotando el morbo de los espectadores por las cárceles, con programas falsamente documentales (y si muy faranduleros) como “Nadie está libre” (13) y “Cárceles, un mundo adentro”(Chv).
Hoy, y recurriendo siempre al mismo morbo lucrativo, están totalmente desatados en las más bizarras exhibiciones, como reproducir ante las cámaras los gritos desesperados de los reos emitidos por celular.
De todos los involucrados del sistema que se mencionan: gendarmes, fiscales, políticos, gobiernos, etc., la televisión también tiene cuota de participación.
¿Harán revisión, también ellos, de sus actos y procedimientos a la luz de esta última tragedia?