Al rescate de los mineros y de su memoria.

IMG_7627
Imagen por Daniel Semper. cc=by+nc+nd

En momentos en que celebramos el rescate paulatino de los 33 mineros atrapados en la Mina San José, y mientras estamos a la espera de que vayan apareciendo en las imágenes de la TV la salida de todos y cada uno, me pongo a reflexionar, sobre la atención que los medios han dedicado a la vida de estos trabajadores y sus familias (antes, durante y lo que vendrá después del rescate). Pienso que esa exposición, a veces sensacionalista, al menos ha servido para actualizar en el conocimiento de las nuevas generaciones, la figura de quienes trabajan duramente por lo que se da en llamar el “sueldo de Chile”.
En efecto, Chile es un país principalmente minero. Uno de los mayores aportes al fisco nacional es entregado por la minería (principalmente la minería del cobre a través de la empresa estatal CODELCO quién es responsable del 10,2% de la producción mundial de cobre refinado) y dicha riqueza es fundamental para el funcionamiento de nuestras instituciones y el desarrollo nacional. Todos necesitamos de esto y necesitamos de estos trabajadores que día a día ganan “el pago” de un país entero.
Las nuevas generaciones no vivieron, ni saben (no estoy claro que se enseñe en las escuelas) de aquellos tiempos en que los sindicatos de trabajadores de la minería dictaban las pautas de las agendas políticas y empujaban profundos cambios a nivel de reivindicaciones sociales (mientras en los tiempos actuales, las pautas las dictan intereses empresariales o tecnócratas dedicados a administrar el estado, pero que aún no son capaces de desarrollar otros campos que igualen la escala de relevancia de la industria nacional minera y de celulosa). Pero al menos en estos días, esa atención mediática, a permitido que los jóvenes de hoy sean testigos de la fuerza y entereza de una de las clases trabajadoras más orgullosas de este país. Y mejor dicho, la sociedad entera a vuelto a enterarse de la fuerza de sus trabajadores. Ojalá este drama sirva para reivindicar en la conciencia nacional el lugar que por justicia tienen los trabajadores de la minería.