Viendo la película AVATAR de James Cameron (sin spoiler)

James Cameron
Creative Commons License photo credit: Sharon Graphics
Imagen: Cineasta James Cameron

Debo decir, aunque parezca increíble, que nunca había visto cine 3D con las nuevas tecnologías. La última película 3D que vi fue una de terror a comienzos de los años 90 donde aún se utilizaba la técnica de imágenes en anaglifo (esas que requerían de lentes de celofán rojo y azul).
Así que con el doble interés por ver una de las películas más innovadoras de los últimos años y saber de paso cuanto a mejorado la tecnología del cine en 3D, es que ayer viernes he ido a ver la película Avatar de James Cameron en su formato de tercera dimensión.

Se trata de una película de ciencia ficción sobre un exuberante mundo alienígena llamado Pandora, habitado por unos primitivos nativos: los Na’Vi, los cuales ven amenazado el ecosistema de su mundo, al estar siendo el planeta explotado por una empresa minera terrícola.

Por el hecho mismo de como fue concebida, para hablar de esta película hay que separarla en dos temas: el adelanto tecnológico que ha significado y el argumento que desarrolla.

En lo tecnológico la película es muy relevante. Según he leído, Cameron se pasó muchos años haciendo lobby en la industria del cine para que se masificaran las salas habilitadas para mostrar cine en 3D, que era la tecnología que él quería aprovechar para su película. Además, inventó dos nuevos modelos de cámara para filmar en 3D y desarrolló nuevos procesos de producción digital en tiempo real, llevando el uso de la computación gráfica a un nivel nunca antes aplicado (por lo general los efectos digitales eran parte de la postproducción de una película, pero entiendo que Cameron habría llevado estos recursos a emplearse en paralelo en el mismo set durante la filmación con actores, donde además de las cámaras, había una sala de servidores generando las gráficas computacionales de escenarios y personajes). Todas estas nuevas técnicas ya estarían siendo aplicadas en nuevos proyectos de sus colegas Steven Spielberg y Peter Jackson. Todo esto significa un fuerte empuje a la industria cinematográfica y a mi modo de ver, coloca a James Cameron al nivel de otros influyentes directores como George Lukas o Stanley Kubrick, quienes también en su momento innovaron tecnológicamente para poder hacer sus películas, reorientando con ello el avance del cine.

Y por otro lado tenemos el argumento de la película, del cual pienso que lamentablemente no va a la altura de lo que la tecnología ha logrado. No digo que sea malo, pero innovador no es. Es una historia simple, sin trasfondos muy elaborados, con el típico ritmo y foco del cine comercial de Hollywood, y que cumple con su función de entretener. Se trata de una historia con una moraleja ecologista y que rescata el recuerdo del choque cultural durante la colonización de lo que fue el salvaje oeste norteamericano (los nativos alienígenas gritan como indios comanches). Creo que la forma en que Cameron relata su historia tiene una factura muy lograda durante las escenas con efectos especiales en la selva de Pandora (y que decir en las de acción), pero que se debilita en los momentos que muestra un mundo más real con los actores humanos. De hecho, hay un breve juego de escenas que pretenden mostrar la vida cotidiana de los personajes en el laboratorio científico, que francamente son intrascendentes, y más contraponiéndolas con las escenas de correrías de los protagonistas por el exuberante mundo de Pandora.

Explorar el mundo de Pandora que Cameron ha creado, es lo mejor de todo. La recreación visual llega a niveles impresionantes que maravillan. La animación computacional es tan perfecta y los detalles son tantos que la película bien podría sustentarse en la simple contemplación de toda esa flora y fauna, al modo del mejor documental de la National Geographic. Y es porque se trata de un mundo nuevo, con una naturaleza desconocida y eso llama la atención, aunque se trate de mostrar monstruos gigantes o pequeños insectos. Cameron intuye esto y explota por momentos esta novedad visual de un mundo desconocido, aunque creo que bien podría haberle sacado más partido. Al fin y al cabo, todos estamos ya acostumbrados a la recreación de maquinas y naves futuristas en la ciencia ficción. Es lo que más se ha mostrado. Pero la verdadera novedad está en el realismo logrado en estos mundos exóticos y de una naturaleza extraña.

Y todo esto es algo que debe experimentarse en el formato del cine 3D. No voy a decir que ver el efecto del cine actual en tercera dimensión me descolocó al compararlo con lo último que recordaba. Pero ahora puedo decir que realmente el 3D se disfruta. Y claramente no tiene el mismo sabor el apreciar la selva alienígena de la película en formato tradicional. La percepción del efecto es nítida y se vuelve un recurso visual útil que cambia la calidad de la apreciación de espectador. Objetivamente, la técnica del 3D se ha desarrollado y refinado lo suficiente como para que pueda decirse que dejará de ser una curiosidad de algunas películas y se convertirá en el formato principal y por defecto del cine.
Pienso que de ahora en adelante, los directores deberán de preocuparse en aprender a sacarle un buen partido a todos estos nuevos recursos. Y en esto, James Cameron con su película Avatar, se ha convertido en el principal maestro.

3 opiniones en “Viendo la película AVATAR de James Cameron (sin spoiler)”

  1. Esta pelicula me enamoro por completo , la naturaleza , los efectos especiales ,los personajes y tiene un buen mensaje hacia el mundoamar a la naturaleza y ya no hacer guerras.
    Felicidades tienes una gran idea de lo que hablas.

  2. esta pelicula es la mejor de todas cuando la vi me dejo un mensage muy inportante de cuidar al medio ambiente y no ser tan materialista siempre tratando de pelear por cosas tan insignificativas como el petroleo ,oro ,diamantes etc. cosas por la que mucha gente pierde la vida y alfin no balen nada que balor puede tener un metal amarillo o un diamante acaso valen tanta muerte les aseguro que aora disen todos que genial es la pelicula dentro de un año nadie la recordara

Comentarios cerrados.