La cara más dura de la política

El perfeccionamiento de nuestro sistema democrático es algo que tiene muy sin cuidado a muchos de nuestros políticos. Y es así porque la verdad es que gustan de servirse del sistema para obtener privilegios. El rechazo al proyecto de ley para limitar la reelección indefinida de parlamentarios, vuelve a poner en evidencia su verdadera naturaleza. Los escuchamos llenarse la boca con la palabra Democracia o “alternancia en el poder”, pero a la hora de la verdad, sus acciones egoístas revelan todo su relativismo y poco respeto hacia los valores fundamentales de lo que es un verdadero sistema democrático. Acciones como esta, sumado al mantenimiento del binominal como un sistema eleccionario excluyente, está creando una casta o elite política blindada en nuestra sociedad.

Más información en:
http://www.elmostrador.cl/
http://blog.delarepublica.cl/