Hacia la casa de código abierto


Espacio bajo licencia creative commons, CS Fábrica de Sombreros, Sevilla, 2008. Fuente de la imagen: estrecho.indymedia.org

Ya en un par de ocasiones, colegas arquitectos que han tropezado con este blog, me han dejado el comentario de que les llama la atención mi afición hacia temas informáticos como Linux y el Software Libre.
Y es verdad. Este tema del software alternativo y el Software Libre no es muy recurrido entre arquitectos, aún cuando al día de hoy (a diferencia de mucha gente común, que tampoco se interesa mucho en estos temas) los arquitectos seamos usuarios de muchas de las aplicaciones más complejas y costosas que existen en el mercado del software propietario.
Mi relación con la computación (a nivel de usuario, se entiende) es absolutamente autodidacta. Ni el colegio, ni la universidad me enseñó absolutamente nada sobre computadoras (yo me titulé en 1996). Todo lo aprendí por mi cuenta. Y con la ayuda de amigos que manejaban varios programas como Autocad o Photoshop, y no precisamente originales.
Ya no recuerdo cuando empecé a conocer sobre el Software Libre. Quizás fue en ese programa geek llamado TVNAUTA con sus exposiciones sobre Linux. O a lo mejor fue ese día que visité una exposición de la Universidad Arturo Prat, donde pude ver en vivo computadores corriendo Kanopix y Fedora. En fin. La cosa es que de a poco me fui interiorizando de los términos como GNULinux, código abierto, software libre, etc.

¿Qué me atrae del Software Libre?
Pues me atrae algo que ya no encuentro en los “maestros” actuales del mundo de mi profesión. Algo que se ha perdido. Que antaño existía, pero que hoy sólo es recordado como una época de heroísmo romántico ya pasado. Algo que es un discurso. Unas ideas, un pensamiento… Una forma de ver el mundo más esperanzadora, más solidaria.
Palabras como “lo social”, “la gratuidad”, “el compartir”, “la colaboración” y muchas otras, ya no se ven reflejadas en las obras de los arquitectos actualmente más destacados. Es por eso que me despierta cierta simpatía cuando escucho de intentos de adoptar filosofías de otras disciplinas que si mantienen vivo estos sentimientos. Ideas como las que propugnan el software de código abierto o software libre (que no son lo mismo pero actualmente se asume que si). Un ejemplo de esta asimilación de conceptos, de la que me había enterado fue la Open Source Architecture Network quienes trabajan con proyectos bajo licencias Creative Commons.
Pero muchos otros ejemplos “Open Source” no me había visto en Arquitectura. Acá está es otro caso que lo vi en el blog ecosistemaurbano.org: “La casa de código abierto”.
Se trata de un proyecto de instalación que se plantea como:

“La casa de código abierto ” es un proyecto público, colectivo y abierto en todo su proceso. El código base consiste en instalar una superficie plastificada donde será trazada con técnica de stencil la planta arquitectónica de una casa (típica de la zona) a escala real 1:1 (…)


Fuente de la imagen: mangum.wordpress.com

En pocas palabras, la idea central de esta obra artística, es hacer participar al publico en la concepción de este espacio, utilizando un lenguaje o comunicación común. No se trata de la típica relación arquitecto-cliente, sino que un acto colaborativo.
Pueden buscar más información en mangum.wordpress.com

Pero el avance de estas ideas, lentamente va entrando en el mundo de la Arquitectura. Es así, como lo demuestran estos otros ejemplos y escritos:

www.opensourcearchitecture.cat
hackitectura.net
Arquitectura de Código Abierto (Usman Haque)
Open Source Architecture for Africa (OSAFA.ORG)
ecosistemaurbano.org
Caja de herramientas.
Arquitectura 2.0 en Público.es
Wiki Architecture. Is open source architecture possible?

Por supuesto que el concepto completo no es asimilado en estos ejemplos. Se trata de ensayos. De buscar el qué es el Open Source para la Arquitectura. Una definición propia que otorgue la base para una nueva creatividad.

Lo que es yo, no tengo una definición de Open Source aplicable a la Arquitectura. Aunque desde un punto de vista muy conceptual, tiendo a relacionar el término de código abierto, con la obra de la “Casa de Vidrio”. Una casa que era totalmente abierta a su lectura. No tenía prohibiciones. No tenía esa dimensión privada o oculta. Estaba disponible para ser observada, analizada, criticada e incluso manipulada. Todo su lenguaje y sus códigos estaban a la vista, lo que no necesariamente significaba que el público pudiera entenderlos. Pero el hecho es que esa obra estuvo, en cierto grado, bajo la revisión y control total del público. Más de lo que toda obra arquitectónica suele estarlo (en el sentido de lo “privado” que suelen ser).

nautilus
Fuente de la imagen: uro1.org CC=by+nc+nd/2.0

En fin. Interpretaciones van y vienen. Tal vez, con el tiempo, una “Arquitectura Open Source” traiga una nueva definición que cambie el sentido que ha tenido, no solo el concepto de “negocio” en la Arquitectura, sino el proceso mismo de creación del Arquitecto.