Ojos que no ven…

Cosas que nos afectarán a todos se fraguan con voces susurrantes (para que no se diga que fue a escondidas) y cuando son desveladas, la indiferencia es utilizada como estrategia de contención. Los ejemplos sobran en estas dos últimas semanas: primero fue el acuerdo Gobierno y Microsoft, y ahora son los rumores de que la SCD planea hacer loby para instaurar un modelo de impuesto tipo CANON, como el que la SGAE utiliza para agobiar a España.

Estos ejemplos sólo son dos casos de cientos que se han ventilado y se ventilan actualmente en las oficinas ministeriales, en los salones de sesión del congreso o en los Tribunales de Justicia. Temas que casi siempre nos impactarán directamente a nosotros o a nuestros hijos, pero que por alguna extraña razón no son tema relevante para los medios más tradicionales. La estrategia es clásica: 1º silencio de informar. 2º si el tema se filtra, referenciarlo brevemente con alguna nota pequeña. 3º si el tema toma vuelo publicar vistosamente un artículo “aclaratorio y tranquilizador”, que ponga paños fríos al ambiente. 4º Si la batahola no se aplaca, desacreditar a la contraparte denunciante.

Algunos de estos puntos aplicados se observan en los dos casos citados. Hasta ahora, estas dos denuncias y su reacción de crítica pública, han sido contenidas dentro de los márgenes de la blogosfera y la Internet, por medio del silencio de los medios tradicionales o una atención menor en medios de formato digital. Casi nada ha trascendido, de forma que pueda complicar a alguien. Así, las portadas de los diarios se llenan con fotos y títulos de la última modelo que bailará en tal programa de TV o cuan terrible fue el último capítulo de tal serie. Esto, en lugar de informar sobre la ley o acuerdo que condicionará su futuro sueldo, su futura pensión o la futura educación de sus hijos.

Puede que en la Internet los bloggers sean los reyes. Pero en el “mundo real” los conglomerados mediáticos son dueños de la cancha. Y aplicarán las mismas estratagemas para contener y manipular, que han aplicado antes con cientos de otros temas, tanto o más cruciales, en otros tiempos.
Ojos que no ven, corazón que no siente.

6 opiniones en “Ojos que no ven…”

Comentarios cerrados.